El PNV apoya el techo de gasto de 2018 y salva otra vez a Rajoy

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se dirige ayer al portavoz del PNV, Aitor Esteban, en un receso del pleno.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se dirige ayer al portavoz del PNV, Aitor Esteban, en un receso del pleno.

Justifica su posición «por coherencia y responsabilidad» y por el nuevo clima de «bilateralidad y respeto mutuo»

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

«No somos los salvadores de Mariano Rajoy», proclama el PNV, que, sin embargo, respaldó ayer «por coherencia y responsabilidad» el techo de gasto aprobado por el Consejo de Ministros para los Presupuestos de 2018 y contribuyó así, igual que Ciudadanos y los dos diputados canarios del Congreso, a que el Gobierno del PP salvase otra votación clave de una intensa legislatura en minoría. El Ejecutivo central tomó aire apoyado en los mismos grupos con los que sacó adelante los Presupuestos de 2017 y logró que la Cámara baja diera luz verde a los objetivos de estabilidad y deuda del próximo bienio y al límite de gasto no financiero para las Cuentas del próximo año, establecido en 119.834 millones de euros, un 1,3% más que el previsto en las del año pasado.

En la práctica, la votación da vía libre al departamento de Hacienda para elaborar y negociar los Presupuestos para 2018, la razón fundamental, junto a su preferencia por la «estabilidad» frente al «caos», por la que el PNV dio su voto favorable a las cifras del ministro Montoro una vez solventados «satisfactoriamente» los «detalles técnicos» que aplazaron su ‘sí’ hasta unas horas antes del comienzo del pleno. Los jeltzales quieren estar en esa negociación presupuestaria y sacarle chispas -ya han avanzado que esperan de Rajoy que concrete un calendario de transferencias-, conscientes de su posición de ventaja una vez comprobado que el PSOE está lanzado en su oposición frontal a Rajoy.

Los socialistas recibieron ayer los reproches de los grupos que respaldaron, por activa o por pasiva, el techo de gasto por oponerse a una cifra más holgada que la que la gestora socialista validó en diciembre, y que dará, además, mayor margen de gasto a las comunidades autónomas, muchas gobernadas por el PSOE, al relajar el límite de déficit. Según la versión del ministro de Hacienda, quienes rechazan el techo de gasto dan la espalda también a la recuperación económica y a unos Presupuestos que contemplarán un aumento de los salarios de los funcionarios y un alivio para las rentas menos boyantes gracias a la rebaja en el IRPF pactada con la formación de Albert Rivera. Montoro agradeció personalmente al partido naranja, a los jeltzales, a Coalición Canaria, Foro Asturias y UPN -el diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo se abstuvo- su generosidad «para ayudar a miles de personas que han encontrado trabajo», mientras el PSOE justificó su negativa precisamente en la figura de Montoro y en la sentencia que anuló la amnistía fiscal impulsada por el ministro. Para el Gobierno central, y para el PNV, la postura del PSOE es una «dejación de responsabilidad» y una maniobra puramente política destinada a salvaguardar «los intereses del secretario general».

«Positivo para Euskadi»

Precisamente, el PNV aprovechó para pulir su imagen de partido institucional. Minutos antes del debate, su portavoz, Aitor Esteban, dejó claro que en momentos «importantes» su formación se inclina por arrimar el hombro. En la tribuna, la diputada especializada en asuntos económicos, Idoia Sagastizabal, justificó el ‘sí’ «por coherencia, por responsabilidad y porque es positivo para Euskadi». «Somos conscientes de las limitaciones de la gobernanza europea, del contexto de dificultad actual y de la necesidad de una estabilidad económica», abundó la representante jeltzale, que puso, no obstante, dos ‘peros’ a las cifras de Montoro. Sagastizabal lamentó que el déficit no se reparta equitativamente entre las comunidades autónomas y que la regla de gasto no permita a aquellas autonomías más aplicadas destinar los márgenes a la creación de empleo pero, aun así, ratificó su respaldo por el nuevo y «consolidado» clima de «bilateralidad, cordialidad y respeto institucional mutuo».

Eso sí, el PNV insistió en que el trámite solventado ayer es «puramente técnico» y en «desvincularlo absolutamente» de la próxima negociación de los Presupuestos, que ni siquiera han comenzado a elaborarse. «Negociaremos con uñas y dientes desde cero», advirtieron.

Fotos

Vídeos