El PNV advierte de que «el problema de catalán sigue ahí» tras los comicios

El presidente jeltzale, Andoni Ortuzar, saluda a Artur Mas en la reciente Diada de Cataluña. /EFE
El presidente jeltzale, Andoni Ortuzar, saluda a Artur Mas en la reciente Diada de Cataluña. / EFE

La dirección nacionalista da por ratificada la mayoría a favor del derecho a decidir y pide al Estado que dialogue tras «no descabezar» el independentismo | EH Bildu ve en el resultado un aval al 'procés' y al Govern destituido

OCTAVIO IGEA y JORGE SAINZ

La vida sigue igual en Cataluña según el PNV. El 21-D solo sirvió ayer para ratificar las posiciones previas, la predominancia de las fuerzas que reivindican el derecho a decidir y la necesidad de que la Generalitat y el Gobierno central se sienten a negociar. La vía que ha enarbolado, y hasta intentó propiciar, el lehendakari. Urkullu guardó anoche silencio tras el escrutinio, pero el Euzkadi Buru Batzar (EBB) emitió un comunicado en el que advirtió de que «el problema catalán sigue ahí» tras unos comicios en los que señaló, sin nombrarlo, a Rajoy como único perdedor. «No ha descabezado al independentismo, el 155 no ha servido de nada».

De haber algo histórico ayer, para la dirección jeltzale lo fue únicamente la «multitudinaria» participación del pueblo catalán y su respuesta cívica ante la llamada a las urnas dejando atrás las imágenes del 1-O. No lo fue por contra la victoria de Inés Arrimadas y Ciudadanos, a quienes el EBB no dedicó ni una línea en un largo comunicado. Como mucho, el PNV concedió que el 52% de los votantes se decantaron ayer por «opciones contrarias a la independencia», pero enseguida enarboló la bandera del derecho a decidir apelando a la aritmética parlamentaria y las cuentas que también reivindica en Vitoria: la suma de los soberanistas y Podemos.

Resultados

En el futuro Parlament, recordó el PNV, habrá «78 diputados favorables al derecho a decidir y a llamar a consultas a la ciudadanía frente a 57 que no lo son». Una prueba irrefutable para el EBB de que la fotografía de Cataluña «sigue siendo la misma» y por lo tanto «necesita soluciones diferentes» a las planteadas por el Gobierno central contra el desafío independentista. «Quienes pensaron que una vez cerrado el recuento electoral se acababa el conflicto catalán han errado», insistieron los jeltzales tras subrayar «la legitimidad» de reclamar el derecho a decidir.

Un «puzzle»

El EBB considera especialmente destacable que el equilibrio entre los bloques nacionalista y constitucionalista se mantenga «inalterado» después de una campaña en la que «se ha apelado a la llamada mayoría silenciosa para que indisimuladamente hiciera bascular la política catalana hacia el unionismo». Ese 'sorpasso' «no ha ocurrido» pese a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. «No ha servido, ha habido pequeños reajustes dentro de cada bloque, pero no ha habido trasvase de votos», señaló el EBB tras recordar que si los partidos de Puigdemont y Junqueras hubiesen vuelto a concurrir en coalición como hace dos años «hubieran obtenido cuatro escaños más» -66 ayer por 62 en 2015-.

«No ha descabezado al independentismo, el 155 no ha servido de nada» Euzkadi Buru Batzar (EBB)

El único líder del PNV que quiso lanzar algún mensaje anoche fue el propio presidente del EBB, Andoni Ortuzar, quien utilizó su cuenta de Twitter para advertir que el «puzzle» político catalán que dejan los comicios, con Ciudadanos como primera fuerza pero con los independentistas preparados para revalidar el Govern, «exige propuestas políticas, actitudes abiertas y respeto a la voluntad popular». Diálogo en pos de la recuperación de la paz social y también «en busca de un marco político y jurídico satisfactorio» que, para Ortuzar, significaría la activación de vías para que el derecho a decidir y la celebración de una consulta tuviesen un encaje legal.

EH Bildu: el 'procés', «ratificado»

EH Bildu cree que las elecciones catalanas han «ratificado» el 'procés' soberanista, aunque sostiene que ahora las fuerzas independentistas deben decidir «qué forma» y qué ritmos dan a la búsqueda de la independencia. La portavoz de la entente abertzale en el Congreso, Marian Beitialarrangoitia, concluyó que se ha demostrado que los comicios «no eran la solución» porque el «problema político» sigue siendo «el mismo que antes del 155».

La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Marian Beitialarrangoitia.
La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Marian Beitialarrangoitia. / EFE

En este sentido, Beitialarrangoitia no se vio sorprendida por la victoria de Ciudadanos, aunque la relativizó por el hecho de que «la mayoría absoluta la tienen los independentistas, los que proclamaron la DUI». «El reto es volver a confirmar el Gobierno catalán que impulsó el 'procés'», en un «contexto difícil y delicado por el encarcelamiento de algunos de sus miembros» y la presencia del expresident Carles Puigdemont en el «exilio extranjero», agregó la diputada independentista vasca.

Sobre el triunfo de Inés Arrimadas, Beitialarrangoitia lo achacó a la concentración en torno a su candidatura del «voto constitucionalista» y el hecho de que el PP ha pagado una factura por ser la imagen de la «represión» al aplicar el 155 de la Constitución.

«La mayoría absoluta la tienen los independentistas, los que proclamaron la DUI» Marian Beitialarrangoitia

La gestión de esa mayoría de los partidarios del 'procés' es la clave, según fuentes de EH Bildu, del nuevo mapa catalán. En el seno de la coalición abertzale prevén, en cualquier caso, que la estrategia del independentismo catalán deje de ser unilateral. Entiende que tras el «muro del 155» toca recuperar el «autogobierno perdido» y a partir de ahí construir un proyecto independentista que pueda concitar una mayoría social suficiente para forzar al Estado a sentarse a la mesa a negociar.

Pese a la victoria de Ciudadanos, en EH Bildu interpretaron que «el unionismo no gobernará nunca» en Cataluña, y destacaron que la «mayoría absoluta» sigue residiendo en el independentismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos