Absueltas dos directoras del Gobierno vasco por el pago de dietas a mandos de la Ertzaintza

Acto de final de curso de la vigesimosegunda promocion de la Ertzaintza / JESÚS ANDRADE

El Tribunal de Cuentas no aprecia ningún tipo de negligencia ni daño público en la actuación de las responsables del Departamento de Seguridad

AGENCIAS

El Tribunal de Cuentas ha absuelto a dos directoras del Departamento vasco de Seguridad acusadas por el sindicato policial SIPE del pago presuntamente irregular de gastos de viaje y de comidas a mandos de la Ertzaintza por valor de 2,2 millones de euros entre 2012 y 2014.

Este «procedimiento de reintegro» en el Tribunal de Cuentas se suma a la investigación penal del Juzgado de Instrucción número 6 de Bilbao, con el que el Sindicato Profesional de la Ertzaintza (SIPE) perseguía la recuperación del dinero de las arcas públicas vascas.

El procedimiento se dirigió contra la directora de Recursos Humanos de la Ertzaintza, Miren Karmele Arias, y contra la directora de Gestión Económica del Departamento vasco de Seguridad, Guadalupe Camino. El Gobierno vasco no ejerció la acusación al considerar que la actuación de las dos directoras fue correcta.

SIPE desveló en la vista un informe según el cual el coste por gastos de desplazamiento y dietas pagados a personal de las escalas Superior y Ejecutiva de la Ertzaintza se elevó a 671.482 euros en 2012, a 699.019 euros en 2013 y a 869.049 euros en 2014.

Según sus datos, todos estos gastos de desplazamiento, así como los de manutención y comida no estaban justificados, y se pagaban también los viajes entre el lugar de residencia y el centro de trabajo de manera sistemática durante los tres años analizados, algo que no estaba autorizado.

Para SIPE estas prácticas suponían un sobresueldo que llegó a alcanzar entre el 20 y el 30 % de la retribución básica anual que percibían los agentes de la Escala Superior y Ejecutiva de la Policía vasca.

Sin embargo el Tribunal de Cuentas no ha apreciado ningún tipo de negligencia ni daño a los fondos públicos, según ha informado hoy el Departamento de Seguridad.

En su sentencia, confirma que no hubo dolo o negligencia en la gestión de los fondos públicos en la actuación de estos cargos públicos.

"Por el contrario, el Tribunal de Cuentas considera que su actuación ha sido correcta atendiendo tanto a los criterios de previsibilidad y diligencia exigibles a los gestores de fondos públicos respecto a una praxis continuada, como, además, porque fueron diligentes en adoptar medidas correctoras respecto a las reservas o deficiencias que pudo detectar la Oficina de Control Económico en cuanto las puso de manifiesto", indica el Departamento.

El Tribunal de Cuentas rechaza que puedan considerarse como injustificados todos los pagos realizados al personal de las escalas superior y ejecutiva de la Ertzaintza.

La sentencia también detalla que se observaron objeciones respecto a una parte de las dietas, no a la totalidad y subraya que el Departamento de Seguridad ha adoptado diversas medidas para subsanar las deficiencias puestas de manifiesto en los informes de control, de forma que se han corregido o se ha solicitado el reintegro de las liquidaciones apuntadas en los informes de auditoría.

Fotos

Vídeos