Una vuelta por la prehistoria cántabra

Fotografía: Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria. /
Fotografía: Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

Divertirse en un museo es posible. El de la Prehistoria y Arqueología de Cantabria, en Santander, ofrece pantallas interactivas, vídeos, piezas reales y reproducciones de cuevas, chozas, túmulos y villas romanas ideales para grandes y pequeños

IRATXE LÓPEZ

Los museos son centros de saber, y ese exceso de sabiduría es lo que, en ocasiones, les hace parecer pesados. Tenemos miedo de perdernos en ellos, de ser devorados por montañas de datos que aturdirán la mente. Por eso es esencial convertirlos en centros participativos donde, además de aprender, podamos observar, tocar, curiosear y descubrir tesoros. El Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria ha conseguido adaptarse a los nuevos tiempos. Amplio y moderno, su visita es recomendable para adultos y niños. Pantallas táctiles, reproducciones, filmaciones y piezas reales enseñan al público sin esfuerzo. Cómo excavar un yacimiento. El aspecto de una choza, un túmulo, una cueva o una villa romana. De qué manera conseguir fuego... Son tantos los alicientes que no queda hueco para aburrirse pues lo mismo te topas con un oso cavernario que con un emperador de Roma, con un puñal de sílex que con una estela funeraria.

El suelo cántabro es un laberinto subterráneo repleto de cuevas. Diez de ellas han sido reconocidas como Patrimonio de la Humanidad. Sus hallazgos generan colecciones paleolíticas de útiles y arte mueble que nutren estas estancias. Llegan desde La Garma, El Castillo, Altamira… El museo cuenta con visitas guiadas, importantes para saber qué piezas no perderse. Un cráneo de oso del Pleistoceno. El bajorelieve de una cabra montesa sobre una costilla de bóvido. Un guerrero abatido devorado por las aves en una estela. El caldero de bronce de Cabárceno, descubierto en un pozo de la Mina Crespa.

Información útil

Dirección:
Bailén s/n (junto al Mercado del Este). Santander
Teléfono:
942 20 99 22
Horarios:
martes a domingo. De 1 de octubre a 31 de mayo: 10:00 a 14:00 y 17:00 a 19:30 h. De 1 de junio a 30 de septiembre: 10:00 a 14:00 y 17:00 a 20:00 h. Sábados, domingos y festivos: 10:00 a 14:00 y 17:00 a 20:00 h.
Visitas Guiadas:
10:30, 12:30, 17:15 y 18:00 h., excepto domingos tarde. Grupos, necesaria reserva.
Precio:
5,00 euros, niños 4-12 años 2 euros, niños 0-3 años gratis. Domingos gratis a partir 17:00 h.

«Todos los habitantes del mundo somos Cromagnon. Tenemos entre un dos y un cuatro por ciento de genes de neandertal. Tendemos a pensar que eran estúpidos, pero de eso nada. Demostraban inteligencia y fuerza», comenta el guía mientras el público observa el rostro de uno de ellos, recreado a partir de su cráneo. La muestra pretende comunicar la evolución de los modos de vida en la prehistoria y la historia de Cantabria. Tras charlar sobre homínidos toca el turno de la fauna. Viendo el tamaño de sus huesos te das cuenta de que más valía a aquellos ancestros contar con fortaleza. La descomunal muela de mamut da terror. Los primeros bípedos debían vérselas con ciervos gigantes como el megaloceros y rinocerontes lanudos de tres metros de largo por dos de alto, dos mil setecientos kilos de peso y dos amenazantes cuernos, el pequeño de un metro.

La vida no era fácil. El clima cambiaba el mundo, del frío de la glaciación al calor de los periodos templados, algo que sentirás en tu propia piel. En la sala ambientada como una terraza pluvial entenderás la afición por tallar cantos rodados. En la que emula una entrada de cueva, cómo obtenían pieles y las conservaban gracias al óxido de hierro. De qué manera construían puntas de flecha unidas a palos con resina y tripas. Cómo conseguían hebras a partir de tendones. Su forma de cocinar y alimentarse. «A partir del Mesolítico comían conchas y ostras, excelentes para el desarrollo cerebral. Se establecían entre la costa y valles interiores porque no solo de marisco vive el hombre, también de chuletón», comenta jocoso el guía.

Fotografía: Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria

La reproducción de la Cueva de la Garma, que permaneció 13.000 años bloqueada, muestra restos de arte rupestre y útiles. Fuera aguardan piezas de valor como el Bastón decorado de El Castillo, cuerna de ciervo grabada con la imagen de este animal. «Con el Neolítico nos establecemos en cabañas, comienza el pastoreo. Ya somos productores. Impresionan los monumentos megalíticos que construían. Mover aquellas piedras no era trabajo para un solo hombre, necesitaban cooperación, por tanto estaban jerarquizados», asegura el conductor.

Por supuesto, los cántabros cuentan con un hueco especial. «Sabemos de ellos gracias a los escritos romanos y a la arqueología. Vivían en poblados protegidos porque peleaban entre ellos. Llevaban capas negras pues entonces había más ovejas de este color», recita el cicerone. Las cabañas de la primera Edad del Hierro eran redondas. Accederás a una. Resistente. Plagada de humo en aquella época ya que era la forma de ahuyentar a los insectos. A partir del año 29 a.C. el emperador Octavio Augusto querrá demostrar su poder, por eso se lanza a la conquista de cántabros y astures que luchaban en guerrillas incapaces de hacer frente a las ordenadas legiones. El imperio impone su forma de ver el mundo. El público lo observa dentro de una villa romana.

Queda aún acercarse la Edad Media, a sus sarcófagos y monedas. Comprobar las maravillas del Broche de Santa María de Hito, tallado en hueso, pieza esmerada repleta de aves y elementos vegetales que marca el adiós a esta educativa visita.

Dónde dormir

Las habitaciones de 'Urban Suite Santander' tienen un encanto especial. En pleno centro de la ciudad, tras el ayuntamiento, han sido decoradas para gustos diferentes, con una gama de colores distintos de manera que cada cual encuentre el lugar idóneo donde descansar. Por si el huésped necesita cocinar platos poco elaborados, los cuartos disponen de una pequeña kitchenette con nevera, microondas, cafetera, tetera, tostadora, vajilla y cubertería. Un gran plus.

Alojamiento meditado al detalle, pone a disposición de la clientela diversos servicios. Los habituales: conexión wifi, biblioteca y máquina de refrescos o tentempiés. Y otros selectos como punto de internet e impresión o reservas para espectáculos, masajes y actividades de ocio.

La entrada y salida se realizar por medio de auto-check-in. Así el hospedado siente la independencia que disfrutaría en su propia casa. (Cardenal Cisneros 8, 1º. 628919635. http://urbansuitesantander.com)

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos