Vergel en los caños

La visita se detiene en una de estos caños medievales, hoy llenos de vegetación.
La visita se detiene en una de estos caños medievales, hoy llenos de vegetación. / JESÚS ANDRADE

Las callejas donde se vertían las aguas residuales se han convertido en zonas con encanto

IRATXE LÓPEZ

A veces la historia se presenta en lugares inusitados. Antiguos caños donde se vertían las aguas residuales sirven para explicar el devenir de una ciudad, Vitoria en este caso, gracias a la ruta guiada que transcurre a través de estos patios interiores municipales cuyos intrincados secretos desvelará el ecologista y miembro de la Plataforma del Casco Viejo, Fernando Fernández Arrikagotia, más conocido como ‘Cibeles’.

PASEO DE LOS CAÑOS. VITORIA

Dónde
Casco Viejo
Cuándo
Hasta septiembre incluido
Horario
Junio y julio: viernes 17.00h. y sábados 11.00 horas. Agosto: viernes 18 y 25 a las 17.00h y sábado 19 y 26 a las 11.00h. Septiembre: sábados y domingos 11.00h.
Precio
5€.
Duración
2 a 3 h.
Grupo mínimo
6 personas.
Reservas
945198354 (de lunes a viernes de 16.00 a 20.00 h.)
Información
www.vitoria-gazteiz.org

Durante siglos, los vecinos arrojaban sus residuos a estas cañadas de origen medieval. Cada uno contenía cuatro o cinco pozos de donde se extraía el agua no potable para fregar. Las casas no disponían de agua corriente y el aguador era quien suministraba la de consumo. Esos caños se mantuvieron a cielo abierto, lo que originó problemas de higiene y enfermedades. La epidemia de cólera de 1878 animó a las autoridades a establecer normas para estos recintos. Canalizaron sus fluidos y pavimentaron los suelos.

A día de hoy, sobreviven en el casco antiguo de Vitoria un total de diecinueve, transformados por los caprichos del urbanismo que, en su continuo crecer y multiplicarse, los ha achicado y deformado. Once lucen vergeles, tiestos, plantas... incluso murales, instalados para mejorar la calidad de vida de sus vecinos, mini selvas urbanas que los asistentes conocerán de la mano de esta ruta programada por el Grupo Ecologista Gaia, encargado de su recuperación como seña de identidad local. El más grande de los visitables mide 580 metros cuadrados. El más pequeño 75.

Caduco y perenne

«El espacio de los caños mermó cada vez más. La gente los ensuciaba y operarios del ayuntamiento acudían a limpiarlos una vez al año. Hasta que en 1980 empezaron a arreglarse. Añadimos jardineras a distintas alturas. Meditamos si incluir solo plantas perennes pero nos parecía que crearían un paisaje monótono y queríamos algo cambiante, que trajera una tímida sensación de naturaleza a la ciudad. Por eso hay combinadas también plantas caducas. En la ciudad hemos perdido la capacidad de distinguir de manera natural el cambio de estaciones, los equinocios y solsticios. Gracias a esta vegetación el vecino que mira a través de su ventana puede hacerlo, observa la variación de colorido en las hojas y sabe que si el laurel japonés aparece rojo es otoño y si se tiñe de verde es verano», cuenta ‘Cibeles’.

Laurel japonés, precisamente, además de laurel portugués, hortensias, fotinias, rosas, tejos... incluso acebos centenarios, entre otros ejemplares, conviven a lo largo de estos pasillos estrechos. «Si asomas la cabeza por las ventanas todo parece menos frondoso pero los visitantes a pie de calle se sorprenden al pasear por ellos. Para que entiendan esta diferencia hemos añadido un balcón desde el que los grupos pueden mirar hacia el caño». En algunos casos también han sumado murales, dos niños que miran con descaro a los turistas mientras comen una manzana o una recreación que muestra el uso primigenio de estas zonas.

Evolución de la higiene

«Los cascos antiguos enseñan siempre la identidad de un lugar. Tratamos de poner en valor un patrimonio que no debe desaparecer y, de paso, de entender cómo vivían nuestros antepasados. Es un recorrido por una zona desconocida de la ciudad además de un paseo a través de la historia, en el que muchas anécdotas interesan a los apuntados». Entre ellas, la labor de los mayorales, que hasta 1850 guardaban azadas y palos con las que la vecindad debía enterrar a sus muertos, «un gasto que era compartido por todos», y que actuaban haciendo cumplir las normas «por ejemplo, si un deshollinador denunciaba a un vecino por no limpiar su chimenea, el mayoral le obligaba a hacerlo para evitar incendios que podrían quemar no solo su casa sino la manzana entera».

Curiosidades de este tipo y otras surgen durante la visita a siete caños distintos, en la que se narrará la evolución de la higiene pública y privada. «No debemos olvidar que antes cada cual guardaba sus aguas fecales en un recipiente junto a la ventana, hasta que era vaciado en el caño. Que no hace tanto, en el mayor hospital de Viena, los médicos descubrieron que la alta tasa muertes entre parturientas se debía a las infecciones que ellos mismos provocaban al no tener costumbre de lavarse las manos. Y que hace tan solo ciento quince años los váteres eran rudimentos bastante precarios, aparatos colgados de los que salía un tubo sin agua corriente por el que caía la porquería». Un recordatorio escatológico pero realista que habla de una etapa de la historia más sucia, al menos en ese sentido.

RECOMENDACIONES. Dónde tomar algo

Tximiso
Los que los han probado aseguran que el pintxo de tomate rebozado relleno de jamón y queso danés es insustituible. (Manuel Iradier, 8. 945148338)
El Rincón de Luis Mari
Sencilla pero muy sabrosa, así resumen su barra. Los antxopis son los reyes. Llevan buen pan, pimiento, anchoilla, huevo cocido, algo de mahonesa y aceite de oliva. (Rioja, 14. 945250127)
El Dólar
Cada jornada recomienda una de sus especialidades. El clásico de toda la vida: pintxo de txanpi. Dos coronas de buen tamaño asadas con ajos a la plancha; en la cima un langostino. Y todo descansando sobre un trozo del que absorbe el jugo. (Calle la Florida, 26. 945230071)
Erkiaga
Aunque también ofrecen menús a buen precio y sabrosos, son más famosos sus pintxos. La clientela recomienda el Axier, tarta de trigo rellena de crema de Idiazabal y jamón. (Herrería, 38. 945276508. www.barrestauranteerkiaga.com)

Fotos

Vídeos