Las tres cimas de Lardero

Rutas de montaña: Monte de la Pila (565 m.)

Rutas de montaña: Monte de la Pila (565 m.)

Monte de la Pila, Sala de los Moros y Águila se suben desde Logroño en un paseo mañanero con vistas a Iregua, Cameros y hasta Pirineos

Iñigo Muñoyerro
IÑIGO MUÑOYERRO

El monte de la Pila, Pico de la Sala de los Moros y Águila son tres modestas alturas cercanas a Logroño, accesibles a pie desde el mismo centro de la ciudad. Forman un pequeño cordal arcilloso que cierra por el suroeste el valle del Ebro. Son ideales para un paseo mañanero que proporciona además unas vistas excepcionales de la depresión del Iregua, Cameros, Cantabria y, si el día está despejado, los Pirineos.

El recorrido más largo sale por el parque San Miguel y bordea el pantano de la Grajera. Más sencillo es comenzar en El Espolón y seguir el llamado camino viejo de Lardero hasta el Centro Penitenciario. Elegimos la segunda opción.

Salimos de Logroño por Las Gaunas (0h.30’). El camino viejo es una carretera asfaltada paralela a la N-111 que llega hasta el penal (0h.55’). Más adelante, con la cárcel a la derecha, hay un cruce (1h.05’) donde volvemos a tomar (dch.), entre perales, hasta el centro hípico El Dorado (1h.05’). Termina el asfalto y comienzan la arcilla y el barro (con lluvia) mientras recorremos un vallejo plantado de olivos.

HITOS

Monte de la Pila:
565 m. UTM: 30T X.542360 Y.4698395
Sala de los Moros:
668 m. UTM: 30T X.542262 Y.4696652
Águila:
657 m. UTM: 30T X.542315 Y.4697049
Cómo llegar:
AP-68, Logroño. Aparcamiento en el centro
Cartografía:
SGE 2310 (204) Logroño, 1:50.000.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
4h.10’ (1h.25’ La Pila; 2h.20’ Sal de los Moros; 2h.45’, Águila).
Distancia:
15,4 km.
Desnivel positivo:
540 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
2
Dificultad del terreno:
2
Esfuerzo necesario:
3

La Pila aparece en frente. La pista gana altura hasta encontrar una escalera de maderos (1h.15’). Da acceso a un sendero bien balizado que trepa por la ladera. Terreno arcilloso sujeto por una plantación de pinos, donde sólo brezos, enebros y espliego sobreviven. El camino se endurece y termina en la cima (1h.25’). Ni vértice ni buzón. Las vistas sobre Logroño son excelentes.

Descenso por la ruta de subida. Procuramos pisar dentro del sendero debido a que cruzamos una zona protegida de arenisca y de arcilla fácilmente erosionable. Una vez en la pista vamos hacia el puente sobre la AP-68 (1h.35’). Al otro lado corre una pista parcelaria que seguimos (dch.). En un cruce (2h.00’), continuamos por el barranco de La Coronilla (izd.). Algunas piezas de olivos en un terreno que fue agrícola, retomado ahora por los enebros, las aulagas y los brezos.

Bien por la pista o subiendo (izd.), por el filo de la loma remontamos un fuerte repecho surcado por trochas de BTT, que nos deja en un altillo (2h.05’). Ya se divisan Águila, que aparece piramidal, y el cónico La Sala.

La senda continúa de frente entre la hierba y llega a la base del Águila. Luego flanquea hasta un collado crecido de pinos y supera el repecho final hasta el vértice del Pico de la Sala (2h.20’), techo de los montes de La Sala o Lardero. Magníficas vistas de los valles del Ebro e Iregua. En días despejados con viento norte, la vista alcanza hasta el Pirineo navarro, y picos como el Bisaurín y otros, a 200 kilómetros. También es frecuentada por ornitólogos en su labor de vigilancia y conteo de aves.

También se conoce como Sala de los Moros por la cueva que se encuentra bajo la cima. Se llega a ella por un senderillo que baja por la ladera pegado al cortado. El sendero, aunque sencillo, es aéreo, por lo que hay que extremar las precauciones. Un resbalón puede tener graves consecuencias. La cueva es de reducidas dimensiones. Un único habitáculo donde lo único destacable son unos nichos en las paredes llamados columbarios y de uso funerario. Fue excavada en 1934 por Teógenes Ortego, que halló restos constructivos y cerámicos que dató entre los siglos VIII y VI antes de Cristo. Del tiempo de los celtas berones, primeros pobladores de La Rioja.

De vuelta al vértice (2h.35’) iniciamos la bajada hasta el collado del Águila, cima que se remonta por una empinada senda. No hay nada en el alto (2h.45’). La ladera derecha está cortada por una cantera de arcilla ya cerrada.

Ya sólo queda bajar hacia la autopista. Lo hacemos por un sendero que sortea enebros y brezos hasta la parcelaria y el puente sobre la autopista (3h.05’). Retornamos a Logroño por la ruta de subida. El tiempo final depende del ritmo que ponga el montañero en el llaneo (4h.10’).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos