Segunda cima de La Culebra

Rutas de montaña: Miño Cuevo (1.210 m.)

Rutas de montaña: Miño Cuevo (1.210 m.)

El Miño Cuevo es un espolón rocoso que destaca sobre los pinares y las dehesas de la tierra de Tábara

Iñigo Muñoyerro
IÑIGO MUÑOYERRO

El Miño Cuevo es, tras Peña Mira, la segunda altura de la poco visitada Sierra de la Culebra, cadena montañosa que señala la frontera entre Zamora y Portugal. Cimas que fueron zona de pastoreo hasta mediados del siglo XX. Tras el éxodo rural que despobló la comarca, fueron repobladas con pinos, bosque que ha prosperado a pesar de los incendios intencionados. Y allí donde no hay pinos, los brezos y las escobas cierran el terreno hasta volverlo intransitable.

Ferreras de Arriba, en la tierra de Tábara es el punto de inicio. Aparcamos a la salida del pueblo, junto a la carretera a Sarracín de Aliste. Caminamos por el arcén hasta el km 30 (0h.15'). Allí (dch.) sale una pista-cortafuego que a unos 150 metros se bifurca entre los pinos, silvestres y negros, que cubren la montaña. Vamos por el camino de la derecha, que sube gradualmente por el bosque.

En un primer cruce (0h.30') desechamos la pista de la izquierda para seguir de frente. Casi inmediatamente (0h.32'), en un nuevo cruce, un hito marca la dirección. A partir de aquí la ruta ya no tiene pérdida. Flanquea la ladera libre de pinos donde asoman los extensos canchales de cuarcita que ruedan hacia el barranco. Escobas, retamas, brezos (urz) y algunos abedules colonizan la escasa tierra y la orientación permite que broten los helechos. Abajo se abre el valle de la Barota, que se extiende entre Ferreras de Arriba y Villardeciervos.

HITOS

Miño Cuevo:
1.210 m. UTM: 29T X.728176 Y.4642091
Peña Cuervo:
1.196 m. UTM: 29T X.728983 Y.4641253
Cómo llegar:
Benavente (Zamora). N-525 a Vega de Tera. Desvío a Olleros y Otero de Bodas. N-631 a Villanueva de Valrojo. ZA-V-2637 Ferreras de Arriba.
Cartografía:
Villardeciervos (11-13) (306) 1:50.000 del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
3h.00' (1h.10' Miño Cuevo; 2h.00' Peña Cuervo).
Distancia:
12,2 km.
Desnivel positivo:
380 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
2
Dificultad del terreno:
3
Esfuerzo necesario:
2

Continuamos con la cumbre a la vista (al fondo, sobre los pinos). Al rato (0h.55') un hito (izd.) señala la ruta a Peña Cuervo, queda para la vuelta. Poco después, la pista llanea y enlaza con otro cortafuego (dch.); éste, más ancho. Los hitos permiten sortear una complicada pedrera que nos lleva al muro del Miño Cuevo. Una sencilla trepada por la cuarcita cuarteada con buenos asideros permite acceder al cima estrecha e incómoda, coronada por unvértice geodésico (1h.10').

El panorama que abarca es amplio. Además de la comarca de Tábara se divisan el embalse de Valparaíso y, detrás, en días despejados, asoma la sierra de Sanabria. También el monte de la Lleira sobre Ferreras y, al Sur, la cresta afilada de Peña del Cuervo y Piñedo, que destacan sobre los pinares.

Se puede regresar por el mismo itinerario de subida, pero improvisamos para ascender a la Peña Cuervo, el pico más estético de la sierra. Bajada hasta el desvío señalado por el hito (1h.40'). Allí sale (dch.) una pista que se interna entre las escobas. Aquí y allí sobresalen agujas de cuarcita que los pastores (ahora no queda ninguno) llamaban Los Castillos. Sólo son accesibles con material de escalada. Enlaza con el amplio y bien cuidado cortafuego que recorre el lomo de la sierra (1.50'). Subimos por él. Pisado por ciervos y jabalíes en su deambular. Y por los lobos como oteadero.

A la izquierda se recorta la Peña Cuervo, con una fácil trepada que nos deja en la estrecha cima (2h.00'). Es un cortado que domina Ferreras que se divisa abajo.

La marcha continúa por el cortafuego. Las peñas de Piñedo (2h.10') se recortan a la derecha. Atractivas, pero lo intrincado de la maleza impide la aproximación. El cortafuego alcanza su techo y comienza a perder metros hasta cruzar con una pista (2h.30'). El descenso continúa (izd.) por un bosque cerrado y silencioso, sembrado de piñas y de huellas de animales.

Cruce con la carretera ZA-P-1407 (2h.45'). Caminamos hacia Ferreras. A la derecha queda el nacedero del río Castrones, afluente del Tera. Brota en una hondonada sombreada por un bosque de alisos y abedules. Por el camino pasamos junto a la Fuente del Milagro, llamada así porque mana en verano y se seca en invierno.

Al rato entramos en Ferreras de Arriba (3h.00'), un pueblo que fue importante en el pasado y por donde cruzaba una calzada romana de la que aún quedan vestigios. Su nombre procede de la palabra leonesa fierru (hierro) debido a la abundancia de este metal en la zona y que aparece en las escombreras dispersas por la zona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos