En tierras del gigante

Rutas de montaña: Muñobil/Otsabio (801 m.)

Rutas de montaña: Muñobil/Otsabio (801 m.)

Ascensión a la cresta de Otsabio desde Altzo en busca del Laparmendi, uno de los nuevos 'centenarios' de Gipuzkoa

Fernando J. Pérez
FERNANDO J. PÉREZ

Entre los valles de los ríos Araxes y Oria, en el extremo suroriental de Gipuzkoa, se eleva por encima de los ochocientos metros la cresta de Otsabio, un cordal desgajado de la sierra de Aralar que acaba por morir a los pies de Tolosa. En sus faldas levanta su caserío el pequeño pueblo de Altzo, un remanso de paz entre pastos y bosque da haya y robles que en los últimos tiempos ha perdido parte de su tranquilidad por la fama que le ha dado la película 'Handia', la biografía de su habitante más ilustre: Miguel Joaquín de Elizegui, conocido como el Gigante de Altzo (1818-1861). Llegó a medir 2,42 m. y a pesar 185 kilos. Por sus dominios discurre la excursión hoy propuesta.

El objetivo es partir de Altzomuño, el barrio más alto del municipio, para alcanzar la cima del Otsabio o Muñobil (nombre más exacto para referirse a la cima más septentrional de la sierra) y luego recorrerla casi en su integridad hasta el collaro Arrauneta y retornar desde allí a Altzo por un bonito camino que recorre toda la vertiente occidental de la sierra, utilizado antaño por contrabandistas y los rebaños que desde Gipuzkoa acudían a los pastos de Aralar. El recorrido discurre casi en su integridad por el PR-GI 113 (Altzomendi).

HITOS

Muñobil/Otsabio:
801 m. UTM: 30T X.577085 Y.4772080
Laparmendi:
814 m. UTM: 30T X.577666Y.4770745 Puntuable para los Cien Montes.
Cómo llegar:
AP-8 (hasta Maltzaga) y AP-1 hasta Bergara. GI-632 hasta Beasain, N-1 hasta Alegia y GI-3620 a Altzo.
Cartografía:
MTN 89-III (Ordizia), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
4h.30 (1h20' al Otsabio y 2h.10' al Laparmendi .
Distancia:
16,6 km.
Desnivel positivo:
845 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
2
Dificultad del terreno:
3
Esfuerzo necesario:
3

Desde Altzomuño, donde se ubica el centro de interpretación dedicado a Gigante de Altzo, hay que seguir la carretera que sube a los caseríos altos del pueblo por el camino de Azkarate (Azkarateko bidea). En los cruces que encontramos, las marcas blancas y amarillas del PR despejan las dudas (como en casi toda la marcha). Rodeando la modesta loma de Elordi (373 m.), acabamos por alcanzar el collado Arrimaga, inconfundible por su estación de gas y porque allí termina el asfalto (0h.20').

Aquí comienza la ascensión de verdad. A la derecha hay dos pistas y entre ellas un evidente sendero por el pinar que lleva a otro cruce. El vial que sube al Otsabio es el de la izquierda y un pequeño cartel con su nombre clavado en un árbol lo confirma. El camino se convierte en una amplia pista que dibuja dos grandes zigzags antes de plantarse en un amplio rellano de Goiensoro, con otra bifurcación (0h.50'). Los dos caminos llevan al mismo sitio (el de la izquierda monte arriba a la brava y el de la derecha (PR) dando un rodeo): otro descampado presidido por una txabola blanca y un alargado cobertizo para ganado (1h.05').

Aquí de nuevo atajamos por un sendero a la izquierda de la borda que desemboca más arriba, en pleno hayedo, en un cruce donde recuperamos el PR. Ahora sí, lo seguimos para ascender, siguiendo un viejo murete, los metros finales hasta la rocosa cumbre del Muñobil (1h.20'). Hasta la última revisión del Catálogo de Cimas de la EMF (2014) era la cima Centanaria del cordal, pero tras las últimas mediciones tal privilegio se lo arrebató el Laparmendi, cota 13 metros más alta y que ocupa la parte central de la cresta. Hacia ella vamos.

Llega el tramo más áspero de la excursión: la travesía por el cresterío, cubierto en buena parte por un incómodo lapiaz y poblado de puestos de caza. Con las marcas del PR como referencia, iniciamos el cresteo desde la misma cruz del Otsabio. La loma herbosa de Austokieta nos da un respiro antes de retomar el karst. Coronamos primero el Antxusietako Gaina, señalado con un simple hito, para remontar luego hasta el Laparmendi, marcado con una vieja cruz (2h.10'). Según la leyenda, recuerda a un niño que desapareció a finales del s. XIX cuando ayudaba a su familia a recoger helecho por la zona. Días después, su cuerpo fue encontrado con un pie atrapado en la rocas cimeras de la montaña.

El lapiaz continúa hasta las inmediaciones del collado de Pagaundi y su dolmen. Apartir de aquí, el cordal se suaviza y pierde altura rápidamente hasta el collado Arrauneta (2h.45'), donde confluye con el GR-121 (Gipuzkoako Bira). El poste indica la dirección (dch.) del enlace con el PR-GI 113, un bonito camino por el hayedo que acaba por enlazar con el PR sobre la cantera de Artarreka y continua descendiendo hasta el collado Arrimaga, donde enlaza con la ruta de subida para retornar por ella a Altzo (4h.30').

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos