Peña del Cuervo y Peña Negra

Rutas de montaña: Peña Negra (1.502 m.)

Ascensión a estas dos cumbres altivas sobre el valle del Pas, en el puerto de las Estacas de Trueba

Iñigo Muñoyerro
IÑIGO MUÑOYERRO

Las Estacas de Trueba, y también como se decía antes Las Estacas de Lunada, estaban señalizados por unas estacas ya mencionadas en el Privilegio de Villazgo. «En el dicho Somo y Puerto (Trueba) a trechos se reconocen diferentes maderos hincados en la tierra, blanquecinos, al parecer muy antiguos (era el año 1689) que dijeron ser señales para que los pasajeros y naturales en el tiempo de nieves y ventisqueros no se pierdan en el camino de la villa de Espinosa de los Monteros».

El puerto de Las Estacas ha perdido su fragosidad. No importa. Además de enclavarse en un paraje precioso, es ideal para ascender a las menos visitadas cimas de la Peña del Cuervo y la Peña Negra, que pierden interés ante la relevancia de los cercanos Castro Valnera y Cubada Grande.

Buen aparcamiento en el puerto. El Cuervo, la Peña Negra y el Castro se recortan contra el cielo (dch.). Por una trocha de ganado nos adentramos en los brezales. Terreno mágico, pelado y venteado, salpicado de turberas. Las vacas que suben del Pas ignoran al montañero, que camina bajo la loma del Cotero Los Míos. Collado y cabañas del Rostro (0h.40’). La primera, reconocible por un fresno, está habitada en temporada. Junto a ella hay un manantial.

HITOS

Peña Negra:
1.502 m. UTM: 30T X 444149 Y 4776001 Puntuable para los Cien Montes.
Peña del Cuervo:
1.328 m. UTM: 30T X 443470 Y 4775060
Cómo llegar:
N-629 El Crucero de Montija. BU-542 Espinosa de los Monteros. BU-571 Las Machorras y BU-570 a Estacas
Cartografía:
MTN 84-II Bárcenas), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
4h.25’ (Peña Negra 1h.45’).
Distancia:
10,7 km.
Desnivel positivo:
690 m.
Severidad del medio:
3
Dificultad orientación:
2
Dificultad del terreno:
3
Esfuerzo necesario:
3

La empinada ladera de la Peña del Cuervo descuella sobre los prados. Aparece inaccesible debido a unos resaltes que cortan el ataque directo. Su punto débil es una grieta que rompe la muralla visible a la derecha. Por allí subían los pasiegos. Ganamos alturas a media ladera, en fuerte pendiente hasta el paso. Es una corta y fácil chimenea que nos aúpa sobre una primera meseta (0h.50’). Un hito, luego otro y otro encaminan por el herbazal hacia el resalte superior, que se alcanza sin problemas. El panorama es extraordinario. La Peña Negra oculta parcialmente al Castro Valnera. A la derecha, al otro lado del barranco del torrente Peña Negra, está la Cubada Grande, el otro gigante de la cabecera del Trueba.

Remontamos (dch.) por un antiguo brezal rebrotado hasta la cima de la Peña del Cuervo (1h.05’). Es un rellano sin hito, con una vertiginosa caída de 500 m sobre el barranco y hayedo del Pandillo, afluente del Pas (N). La Peña Negra nos espera. Un sendero de ganado continúa por el borde. Fácil de seguir, se arrima al precipicio y continúa entre brezos y arándanos rastreros hasta la base de la Peña, también llamada La Capia (1h.20’).

Tenemos dos opciones: de frente, por un sendero pendiente que conduce a la cima. También se puede subir hasta un bloque de cuarcita y continuar hasta una comba herbosa. Por cualquiera de las rutas la cumbre se alcanza sin problemas (1h.45’). Ancha y herbosa, con un buzón del Karpanta de Miranda en lo alto, se enfrenta al Alto los Dojos y el Castro Valnera, que ofrecen su cara más amable. El precipicio sobre Pas corta el aliento.

El descenso hacia el collado de La Peña Negra es peliagudo. Más que la subida. Una senda baja por el borde del cortado hasta un resalte con una laja. En ese punto lo prudente es abandonar el sendero y desviarse hacia la derecha. Perdemos altura por la ladera pendiente y resbaladiza hasta los humedales del collado (2h.10’). Un gran peñasco de cuarcita solitario recuerda la última glaciación, hace 10.000 años.

De allí sale un sendero que se ciñe la ladera derecha del barranco. Bien pisado y fácil de seguir baja por las cabañas de Peña Negra (hundidas); la tres cabañas de Viduleo (una mantiene el techo), donde hay una fuente y encajonado entre argomas, brezos y avellanos y abedules enanos llega a las cabañas de Rando, habitadas en temporada (3h.00’). Nos sorprenderá un manantial artesiano.

Hasta allí llega la pista de cemento que viene de Los Atrancos. Bajamos hasta un primer cruce. Luego (dch.) subimos entre tapias, prados con vacas y buenas cabañas hasta el collado del Rostro (3h.40’), para volver a rodear el Pico Los Míos y terminar en Las Estacas (4h.20’).

Fotos

Vídeos