Últimas cimas de los Montes de Vitoria

Rutas de montaña: Itxogana (1.098 m.)

Indiagana, Itxogana y Arbozu descuellan sobre los hayedos de Azazeta, en los límites orientales del popular macizo alavés

Iñigo Muñoyerro
IÑIGO MUÑOYERRO

Los Montes de Vitoria terminan su recorrido en las alturas de Itxogana, Indiagana y Arbozu, accesibles desde el puerto de Azazeta o el pueblo del mismo nombre. Son cumbres calizas cubiertas por espesos hayedos y robledales recrecidos, que llegan hasta la propia cima y ocultan la visión del paisaje. De sencillo recorrido, son ideales para un paseo bajo el arbolado. Las dos primeras figuran en el catálogo de los ‘Cien Montes’ desde 1950.

Podemos aparcar junto a la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, románica reformada en el siglos XVI. De allí mismo sube una pista de cemento que gira (izd.) para pasar por encima del pueblo y encara hacia los altos. Es una subida sostenida entre trigales hasta un primer cruce (0h.20’). Pasamos una cancela (dch.) por un camino antiguo, pisado por las vacas, que penetra en el bosque. Nos rodean robles y hayas de gran tamaño. También hay endrinos y guindos. Nuevo cruce bajo el hayedo (0h.25’). Continuamos (dch.) en suave subida para alcanzar el collado de Urzatxa (0h.50’). Es un claro en medio de un bosque cerrado sin letreros ni indicadores.

HITOS

Itxogana:
1.098 m. UTM: 30T X.542378 Y.4737445
Indiagana:
1.063 m. UTM: 30T X.541782 Y.4738396 Puntuables para los Cien Montes.
Arbozu:
1.067 m. UTM: 30T X.542573 Y 4736887
Cómo llegar:
A-1, A-132 a Azáceta.
Cartografía:
MTN 139-I (Adana), 1:25.000 del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
3h.40’ (1h.30’ Itxogana; 2h.50’ Indiagana).
Distancia:
12,0 km.
Desnivel positivo:
460 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
3
Dificultad del terreno:
2
Esfuerzo necesario:
3

Un sendero penetra en la espesura (dch.) y se pierde en la hojarasca. Cruzamos una alambrada y, tras una corta remontada, alcanzamos el rellano del Arbozu (1h.00’). Se trata de una cima menor sin vistas y con un maltratado buzón en un extremo.

De vuelta al collado por el camino de subida (1h.10’), nos encaminamos hacia el Indiagana (izd.) sin sendero, entre brezos y hayas dispersas por terreno calizo donde aflora alguna pedrera. Es una subida sencilla y entretenida que pronto penetra entre el arbolado y termina en el hayedo cimero. El buzón está al otro lado de una alambrada (1h.30’). No hay vistas, pero sí se oyen las explosiones de la cercana cantera de Laminoria, que amenaza la integridad de la montaña.

Un sendero pisado (hitos) desciende entre hayas y pinos. Cruza una garma fácil y pisa el montón de piedras que señala la cima del Elabe (1h.50’/1.098 m). Altura menor que en los catastrales antiguos (1920) figuraba como El Ave. Es el punto más elevado de un cortado calizo que cae a pico sobre el bosque.

Por la izquierda (hitos) desciende un sendero pendiente y resbaladizo que sale del hayedo, penetra en un pinar y llega a un collado (2h.10’). Cerca hay una fuente, seca en verano.

Caminamos (izd.) entre espinos y endrinos hasta dar con el camino antiguo, señalado con hitos, que sube por una garma sombría, cubierta de musgo. Un desvío (dch.) lleva a la cima más alta del Indiagana (2h.30’/1.068 m). Señalada por un hito y sin vistas.

Vuelta al sendero que zigzaguea por la garma y sale a un gran claro. A la derecha se ve la Cruz de Indiagana (2h.50’). Como otras muchas que pueblan las montañas vascas, es obra de Juanito Salazar y lleva el buzón del Manuel Iradier incorporado. Fue emplazada en mayo de 1951. Es esta ocasión las vistas son buenas hacia La Llanada. También hay un vértice y otro buzón, éste destrozado.

El sendero de bajada es pendiente y resbaladizo. También entretenido. Pierde altura con rapidez hasta terminar en el área recreativa donde se alza la ermita de San Víctor, un santo natural del cercano Mendoza. El templo tiene un refugio montañero adosado. Ambos están cerrados como una cámara acorazada.

A la izquierda de la campa comienza una pista carrozable que nos interna en un hayedo espectacular, por el tamaño y envergadura de los árboles. Baja hasta cortar con la A-132 (3h.15’). Dos kilómetros por el arcén nos llevan de vuelta a Azazeta (3h.40’). Apie de carretera encontramos una exquisita panadería ecológica (cierra las tardes) y una excelente fuente.

Fotos

Vídeos