GPS

Robles de ribera con historia

El puente de Artzubi / Jone Areskurrinaga

El robledal de Arratzu es uno de los mejor conservados de Bizkaia

Iñigo Muñoyerro
IÑIGO MUÑOYERRO

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai tiene un bagaje inagotable de paisajes, caminos, pueblos y monumentos. A un paso de las marismas de la ría, de Santimamiñe y de los colores mágicos del bosque de Oma se encuentra Arratzu. Es un municipio envuelto en pinares y plantaciones de kiwi que ofrece el paisaje de campiña atlántica más impresionante de Urdaibai; el mejor robledal de toda la Reserva y aunque pequeño, uno de los mejor conservados de Bizkaia. Por Arratzu discurre el río Golako, que nace en las frías laderas del Oiz, y por allí pasa el Camino de Santiago del Norte.

Entre Loiola, el barrio donde están el ayuntamiento y las antiguas escuelas (año 1925) y Elexalde, el promontorio donde se alza la iglesia de Santo Tomás, un viacrucis de 700 mtetros nos lleva hasta el templo. Por el camino nos cruzamos con peregrinos que han salido de Iruzubieta, de Bolibar o de Zenarrutza y se dirigen hacia Gernika. Sobre el alto, rodeado de casonas bien restauradas se encuentra la iglesia de Santo Tomás de Elexalde. El templo original era antiguo del siglo XIII, pero el edificio actual data de 1530.

Una pareja camina por el bosque / Maika Salguero

Es un edificio de sólida construcción en el que emplearon caliza roja de Ereño y piedra arenisca del monte Oiz. El campanario y el pórtico enlosado datan del siglo XVII. En él se conserva la mesa de piedra ‘fiel arria’ donde los domingos, después de misa mayor se firmaban los acuerdos entre los vecinos. La Casa Cural (en frente) es neoclasicista (años 1839 y 1841).

La explanada de la iglesia es además un balcón de la extensa vega de Arratzu, magnífica, y del robledal que crece sobre el río Golako. Encontraremos las señales del PR nos guían hacia el bosque, que tiene dos bucles y sube hacia el barrio de Zarra. Nos contentamos con un recorrido más sencillo. La calzada real, inventariada ya en 1759, desciende entre laureles y arces hasta el puente de Artzubi. Es un arco de medio punto de sillería bien trabajada que ha resistido a las inundaciones y ‘aguaduchos’ del río Golako. Data del siglo XVI y sirve de paso a la calzada medieval que utilizaron los arrieros en su camino hacia Markina. Ahora ve pasar a los peregrinos que emergen deslumbrados del robledal.

Recomendaciones

Boliña el Viejo.
Raciones generosas y comida de toda la vida. (Adolfo Urioste 1, Gernika. )946251015)
Portuondo.
Uno de los restaurantes con más solera y que además de sus increíbles vistas ofrece una amplia carta con los platos más típicos. (Mundaka )946876050).

Una piscina en el bosque

El bosque sombrea el río Golako remansado en verano. Es un curso de agua de 15 kilómetros que nace en el Oiz y confluye con el Oka en Gernika. De aguas muy frías, tiene una piscina natural en una antepara cercana al puente que se alcanza por una vereda. El bosque, propiedad de la Diputación, se halla en un estado óptimo de conservación. Ocupa 3,5 hectáreas y está formado por árboles antiguos, plantados hace más de cien años para la producción de largueros para la construcción. No ha sido trasmochado de ahí la altura y la regularidad de los troncos, tan espigados que fijan la niebla en los amaneceres y añaden un toque mágico. Oculta bajo su dosel un sotobosque de avellanos, alisos y helechos arborescentes de medias luces, sugerente y fácil de caminar. Y donde las libélulas, los zapateros y el esquivo martín pescador son los reyes.

De allí, la calzada bien enlosada pero pendiente llamada Laprastegi sube hacia el barrio de Zarra, donde está la famosa Zarrabenta. También cuesta arriba se encuentra la torre de Montalbán o Montolán, edificio fortificado de planta pentagonal que data del siglo XV y deshabitado.

Podemos regresar por el PR a Loiola-Arratzu y pasaremos por la ferrería de Olazarra (Arratzu errota) y su presa, que ya existía en el siglo XVII, y el molino de Olatxo. Caminamos siempre tras el Golako, que salta en remansos y envuelve de un bosque de ribera donde el aliso manda sobre saúcos, fresnos, arces y avellanos.

Arratzu Bizkaia

Cómo llegar
Desde Gernika tomar la BI 2224 y desviarse hacia la BI 3242 hasta Arratzu
Dificultad
Baja
Distancia
5 kilometros
Desnivel
130 m
Tiempo
1h y 45’

Fotos

Vídeos