Santuario de Estíbaliz: la joya del románico alavés

Un fraile camina frente al templo alavés./Iosu Onandia
Un fraile camina frente al templo alavés. / Iosu Onandia

El templo próximo a Vitoria representa lo mejor del arte medieval en Euskadi y su visita se completa con el recorrido del centro de interpretación del románico

IRATXE LÓPEZ

El santuario de Estíbaliz vigila los dominios colindantes desde lo alto de un cerro, sobre la localidad de Argandoña, a escasos diez kilómetros de Vitoria. Lo hace junto al monasterio de los Benedictinos. Bajo sus piedras, tras muros que confirman su pesada robustez, oculta ayudado por el paso de los años historias y enigmas. Una visita guiada pretende desvelarlos a la luz de investigaciones recientes llevadas a cabo por el equipo de 'Álava Medieval/Erdi Aroko Araba'. Comienza situando al turista en el pasado de este lugar, contextualizando su historia, los vaivenes y altibajos sufridos desde su creación. Períodos de esplendor y momentos de abandono. Olvido y reencuentro.

El recorrido ambienta antes de conocer esta iglesia románica con elementos protogóticos, planta de cruz latina de amplio crucero, tres capillas asimétricas e independientes y nave dividida en tres tramos. «Descubriremos cómo las continuas restauraciones del siglo XX han modificado el aspecto de la iglesia románica, dando al traste con algunos edificios anexos que resultarían de gran interés», advierte la cicerone nada más empezar el paseo.

El promontorio, habitado desde época romana, fue refugio de peregrinos en su caminar hacia Santiago, lugar de reunión y de mercado. El cartulario de San Millán de la Cogolla constata que hubo ya un monasterio desde el año 984 pero la actual iglesia se izó entre finales del XII y comienzos del XIII. Creció con esplendor hasta que, llegado el siglo XIX, fortuna y culto abandonan el lugar que quedaría habitado por un labriego conocido como 'páter'. En 1892 el arqueólogo José Cola y Goiti describía su interior «convertido en cochera y pajar». Será en 1901 cuando se inicie una campaña de suscripciones y donativos con el fin de recaudar fondos para acometer su restauración.

Declarado Bien de Interés Cultural desde 1931, la Portada Speciosa aparece como indiscutible reina del conjunto. «La influencia del románico borgoñón y de la abadía de Cluny es innegable». La iglesia fue concebida para convertirse en una de las esenciales en el País Vasco, ornada entre líneas de exuberante decoración vegetal, con la antigua presencia de imágenes figurativas de mensaje cristológico. Tras recorrer sus tres ábsides, después de charlar sobre algunos de sus canecillos más interesantes, el grupo pone rumbo a la portada del oeste, mucho más sobria. Y se adentra en el interior del templo románico.

Un dolmen reciente erigido ante el monasterio y tres visitantes observan el techo del santuario. / Igor Aizpuru

SANTUARIO DE ESTÍBALIZ (ÁLAVA)

Cuándo
Sábados (17.30 horas).
Duración
1 horas, más recorrido libre del Centro de Interpretación.
Precio
4 €.
Información y reservas
660766383 y alavamedieval.com.

Mensaje positivo

Deslumbra en ese punto la belleza en forma de bóvedas de cañón y de crucería. La calidad escultórica de los ocho capiteles del crucero, cuatro de ellos con una cuidada decoración vegetal y cierta influencia islámica. Otros cuatro figurativos. «Dentro de estos últimos se puede seguir la historia de la humanidad desde el Pecado Original, con la expulsión del Paraíso y la caída en desgracia. Pecado y castigo quedan ejemplificados en las representaciones de dos demonios que penan a un avaro y a una lujuriosa. Pero existe un mensaje positivo de la Virgen María, que concede a la Humanidad la posibilidad de la redención».

Recomendaciones

Los hermanos Suárez ofrecen en el Izaga una cocina tradicional actualizada, con toques creativos, fusión de tradición y vanguardia, aportando un toque de innovación. Cuentan con diversos menús, entre ellos uno de degustación y otro especial, además de carta.

(Beato Tomás de Zumarraga 2 ( Vitoria). 945138200. restauranteizaga.com)

Quedan más sorpresas y los presentes muestran verdadero asombro ante la pila bautismal. Labrada con imágenes de animales y cuatro rostros masculinos, la copa se apoya sobre unas flores de loto. También sobresale entre las imágenes más buscadas la de la talla de la Virgen de Estíbaliz, del siglo XII. Patrona de Álava, fue restaurada con esmero a principios del XX. Así curaron las heridas sufridas durante las guerras carlistas, época en la que perdió la cabeza y el niño.

Finalizado el repaso al templo, los interesados pueden acceder al Centro de Interpretación del Románico en Álava, donde explican el origen del románico, su presencia en este Territorio Histórico y el reflejo concreto dentro del santuario que el turista acaba de conocer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos