Gorliz: los caminos del agua

Coasteering Gorliz

Los secretos de los acantilados de Astondo quedan al descubierto de forma segura a pie, a nado y saltando

Los participantes en la ruta se sumergen en uno de los canales que el mar ha abierto en los acantilados de Astondo.
Los participantes en la ruta se sumergen en uno de los canales que el mar ha abierto en los acantilados de Astondo.
JENNIFER G. POLANCO

Los más cautelosos dicen que nunca hay que darle la espalda al mar o te engullirá una ola. De hecho, apuesto a que a ti también te pasa que cuando vuelves a la playa no puedes evitar recordar los tiempos en los que tu madre te advertía de los peligros del mar. Por eso, la mejor forma de adentrarse en él es acompañado de expertos. En Gorliz, Troka Abentura ofrece una buena sesión de deporte, aventura y riesgo controlado en pleno contacto con la naturaleza: el coasteering, divertida alternativa para romper con la rutina, ver la costa desde otra perspectiva y desafiar las palabras de la ama sin el peligro de que acabe en desgracia.

Los datos

Dónde:
Itsasbide, 58.
Cuándo:
Hasta octubre.
Precio:
Para grupos de entre 4 y 30 personas: 35 €; menores: 26 €. El resto consultar.
Web:
www.troka.com.
Teléfono:
946774265.

El coasteering es la exploración de las zonas más bajas de los acantilados mientras se realizan otros deportes acuáticos y de aventura en marchas de entre tres y cuatro horas. «Es ir jugando por los acantilados», explica Jabier ‘Txapas’ Fuertes, precursor del coasteering y monitor de Troka. Salta, camina, nada, bucea o trepa. Tú eliges. Los únicos requisitos son saber nadar y ser mayor de 16 años. «Hay quien dice que esto es como el salir a coger karramarros de toda la vida, pero yo les invito a que se animen a venir con nosotros y vean lo que hacemos», comenta Txapas.

Con marea baja los acantilados cuentan con una explanada lo suficientemente ancha como para caminar sin el peligro de ser engullido por una ola. Si intentas realizar el recorrido por tu cuenta, no obstante, puedes quedar atrapado en el infierno de Poseidón. Los monitores han explorado la costa con todas las mareas y conocen con detalle cada rincón del recorrido, eso, además de garantizarte la máxima seguridad y tranquilidad, te asegura un trayecto lleno de aventuras, con los mejores saltos –de entre 3 y 4 metros–, cuevas acuáticas y terrestres y los farallones más interesantes, como Isla Pobre.

El recorrido, de algo más de un kilómetro, comienza en la punta de Astondo y continúa por la línea de costa hasta Askorriaga, la vuelta se hace por un sendero, aunque es menos cansado si se realiza a la inversa. «Si ha salido un día de mucho calor no importa que la marea esté alta y haya mucho tramo de nado, la gente se refresca encantada», explica Txapas. No obstante, el único impedimento para salir a explorar la costa son las condiciones adversas del mar. «Es cuestión de sentido común, no vamos a correr riesgos innecesarios».

Y si la cosa se complica una vez iniciado el trayecto, aunque no es lo más habitual, la gente de Troka tiene controladas vías de escape por las laderas. Adéntrate en la naturaleza de nuestra costa y conócela a fondo, aprende a respetarla atendiendo los consejos de los monitores, disfruta de la adrenalina de saltar tres metros sobre aguas azules, bucea para conocer los fondos marinos y la riqueza del Cantábrico o simplemente flota y déjate llevar por la marea mientras contemplas las vistas de un entorno virgen. Para poder practicar esta experiencia multiaventura Troka facilita un casco, neopreno para las frescas aguas del Cantábrico, chaleco flotante (ligeramente más fino que los de piragua para facilitar la travesía), guantes para evitar cortes con los estratos de las rocas y una mochila impermeable.

Por nuestra parte, nos tenemos que encargar del traje de baño, de la toalla para la ducha y de un calzado cómodo que no resbale. Los expertos recomiendan zapatillas de deporte viejas porque es probable que acaben en la basura.

Temas

Gorliz

Fotos

Vídeos