A la caza del bisonte

Un grupo de escolares examina el techo de bisontes de la neocueva de Altamira./
Un grupo de escolares examina el techo de bisontes de la neocueva de Altamira.

Instructivos juegos para los más pequeños en torno a la neocueva

IRATXE LÓPEZ

Salir de la cueva es lo que estamos deseando todos si el buen tiempo decide honrarnos con su presencia. Hoy invitamos a entrar en ella durante el mes de junio, a escapar de la propia para cruzar la frontera del Museo de Altamira donde han preparado un sinfín de actividades de cara a grandes y pequeños, incluidas en el precio de la entrada. Los Homo sapiens adultos podrán descubrir, gracias a un taller, cómo se utilizaban los taladros prehistóricos. En pleno Paleolítico, cuando los habitantes de la zona dominaban su entorno, mantenían una relación de amor y amistad con la naturaleza, adaptando su vida de manera sostenible al ritmo que la Madre Tierra marcaba. Con lo que ella cedía perforaban agujas y colgantes. Eso mismo hará el público, utilizando técnicas y materiales empleados hace tantísimo tiempo. (16 de junio. 11.45 y 13.00 horas. 45 minutos. Gratis. Inscripción en el guardarropa).

Unos días más tarde las entrañas ocultas del museo se abren con el paseo denominado 'Paisaje de Altamira'. Espacios habitualmente cerrados al público muestran así sus secretos. Conocerás cómo fue el territorio que pisas y de qué manera condicionó la vida de los cazadores-recolectores que lo habitaron. Durante la marcha destacarán elementos del paisaje esenciales para los antiguos pobladores y lograrás entender para qué les servían y cómo los utilizaban a su favor. El entorno que rodea la cavidad ha recuperado las especies vegetales que poblaban los alrededores de la cueva en pleno Paleolítico superior. Se sabe que estaban allí tras realizar análisis del polen en el yacimiento. (24 de junio. 12.00 horas. 60 minutos. Gratis. Inscripción en el guardarropa).

La familia al completo reina en la actividad 'Bison-up', un taller de dibujo basado en las representaciones de bisontes en trazo negro de Altamira. Un relato será el director al que obedecer en esta actividad que cuenta con la línea como principal elemento. A partir de ahí la idea es representar a la gran bestia en el papel y elaborar un pop-up con su imagen. (17 de junio. 11.30 y 12.30 h. 50 minutos. Gratis. Inscripción en el guardarropa).

El museo oferta en junio itinerarios distintos, propuestas alternativas para visitar la exposición 'Los tiempos de Altamira' de forma autónoma acompañado por los niños. Estos recorridos están destinados a conocer la vida en los tiempos en los que la cueva estuvo ocupada. Con '¡Vaya punto!' se investigará sobre figuras concretas del arte de Altamira. El punto será la expresión gráfica básica, un elemento que ampliaba las posibilidades en el Paleolítico y sigue haciéndolo hoy en día.

Museo de Altamira - Cantabria

Dirección
Marcelino Sanz de Sautuola s/n, Santillana del Mar (Cantabria).
Cuándo
Hasta octubre abre de martes a sábado de 9.30 a 20.00 h. y domingos y festivos de 9.30 a 15.00 h.
Precio
3 €. Gratis los sábados desde las 14.00 h. y domingos todo el día.
Web
museodealtamira.mcu.es.

En tres dimensiones

El resto de la visita, ya sin actividades, habrá que emplearla para recorrer la exposición permanente dividida en dos áreas, las salas dedicadas al arte y la cultura de los grupos de cazadores-recolectores del Paleolítico superior y la Neocueva, que ayuda a conocer y sentir cómo era la cavidad de Altamira hace entre 35.000 y 13.000 años. La rigurosa reproducción tridimensional muestra la vida cotidiana de sus pobladores, que acumularon allí restos de fauna, conchas, carbones y utensilios en sílex, asta o hueso.

Vivían en el vestíbulo, por eso dejaron los espacios poco iluminados interiores, que siempre inspiran más, para expresar su trascendencia. Bisontes, caballos, ciervos, cabras y signos pintados y grabados decoran sus límites con obras de extraordinaria calidad que han hecho a este lugar mundialmente famoso. Dentro de la reproducción sentirás de cerca el descubrimiento (1879) de Marcelino Sanz de Sautuola, cuyo legado ha servido para reconocer que desde sus orígenes el hombre trata de transmitir pensamientos simbólicos por medio del arte.

Museoteca

Padres, madres y niños puede compartir espacio en la Museoteca, un lugar donde aprender juntos. Allí encontrarán actividades autoguiadas. «La Museoteca se convierte en 'Territorio bisonte en rojo' con propuestas para saber más sobre los colores del Primer Arte», explican desde la organización. Las opciones son diversas. Al principio fue en rojo, Sin luz no hay color, La paleta de colores de Altamira, Veo rojo en todas partes, Sueños en rojo, En rojo y negro y Mucho más que un color: óxido de hierro. Para que ningún momento quede vacío. (De mayo a octubre: sábados de 11.30 a 14.30 h. y de 16.30 a 19.30 h. y domingos de 11.30 a 14.30 h. De noviembre a abril: sábados de 11.30 a 17.30 h. y domingos de 11.30 a 14.30 h. Gratis).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos