¡Sigue las pistas y descubre Getxo!

Parte del paseo./
Parte del paseo.

Gratis y a tu aire. Conoce Getxo desde otra perspectiva, resolviendo acertijos que encierran los códigos QR

IRATXE LÓPEZ

Hoy en día el teléfono móvil se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo. Lo utilizamos para hablar con la familia y amigos, enviar emails, actualizar datos en redes sociales, jugar, estudiar idiomas, contar pasos, hacer fotografías, pagos… También el turismo se ha rendido a sus bondades. Sin ir más lejos, Getxo cuenta con una visita guiada por el lector de códigos QR.

La propuesta tiene su gracia pues plantea adivinanzas. Resulta una caminata cultural agradable para adultos y una buena excusa de aventura y aprendizaje para los niños, dispuestos siempre a emocionarse ante retos no muy complicados. Deberán superar siete pruebas que arrancan en un panel ubicado justo delante del Puente de Bizkaia. Las instrucciones son precisas: lectura del cartel, lectura del código QR y pies en polvorosa hacia la siguiente pista. Lo imprescindible: móvil con conexión a internet y ganas de conocer la zona desde otra perspectiva.

Existen cuatro idiomas disponibles, castellano, euskera, inglés y francés, por lo que puedes convertirla además en ejercicio de lengua. Y mapa con el emplazamiento aproximado del siguiente punto para los despistados. «Río abajo continuarás, bajo la leyenda del lapidado Neptuno tu próxima experiencia encontrarás. Churruca estará vigilando», reza la primera incógnita, única transcrita en este reportaje con el fin de mantener el suspense. Aspectos positivos: disponibilidad todos los días del año a cualquier hora, dura lo que cada cual desee, puede interrumpirse para retomarla otro día y cuenta con vídeos informativos a los que remite el código QR, además de los paneles habituales para aquellos que transitan por el lugar.

Columna de salida frente al Puente de Bizkaia. Monumento a Churruca y Puente al fondo. Playa de Las Arenas.

Las grabaciones desveladas por los códigos cumplirán el sueño de hacerte volar sobre Getxo. Vista de águila encima del mar, fotos antiguas de tus ubicaciones, anécdotas curiosas que dinamizan el recorrido... En el segundo panel –el más complicado de encontrar–, comprenderás el avance que supuso el diseño de Evaristo de Churruca, quien canalizó la entrada a El Abra para evitar naufragios.

Continúa el camino paralelo a la Playa de Las Arenas, en nuestro caso tras la comida, a esa hora en la que las digestiones obligan a muchos a abandonarse en el sofá. Son instantes de soledad y silencio, atravesados solo por el rumor de las olas y el silbido del tren a lo lejos, en la margen izquierda; por el graznido de las gaviotas que cruzan un firmamento nublado de otoño, en el que el sol lucha para hacerse hueco entre las nubes. Edificios de diversos estilos, proyectados por arquitectos estrella, entretienen la vista. Son obra de Manuel María Smith, Rafael de Garamendi y Severino Achúcarro, diseños que miran al mar, a la promesa de nuevos mundos. Sorprenden con huecos triangulares que simulan ventilación de pajar, entramados de madera o motivos con rejas, cotidianos para quienes pasean a su perro por allí, descubrimiento para los buscadores de señales que imaginan y ven, gracias a la aplicación, su pasado.

Uno de los edificios que se ven durante el camino.
Uno de los edificios que se ven durante el camino.

Sobre las cabezas, un avión rompe el hechizo devolviendo al turista al siglo XXI. Cada pista cobra sentido mientras la senda avanza. Los vídeos recuerdan que Neguri, suma de las palabras 'negua' e 'hiria', es la ciudad del invierno, la que debía conseguir que los habituados a veranear en Getxo por sus beneficiosos baños decidieran permanecer el resto de estaciones. De aquella época admirarás ejemplos de estilos difundidos por Bizkaia entre 1850 y 1930, arquitectura ecléctica, regionalista y tradición inglesa. Dominan un panorama en el que el astro rey impone por fin cierto brillo, enfocando con sus rayos un velero que arriba a puerto. La imagen es de postal. Cada haz de luz prende en un punto igual que el foco de un teatro en busca de protagonista. Sobre el Serantes. El puerto de Santurce. Perdido en la mar. Adolescentes con ganas de apurar horas de asueto pueblan ya la travesía que, tras dejar atrás la antigua Casa de Náufragos, continúa por la calle Ereaga, junto a su playa.

El sol ilumina el mar.
El sol ilumina el mar.

Quedan menos pistas y metros que recorrer. Menos curiosidades, como la historia de la grúa Titán, ideada para la construcción del contramuelle de Arriluze a finales del siglo XIX; doscientas setenta toneladas pesaba aquella mole capaz de mover bloques de sesenta. Menos distancia para el final de esta peripecia interactiva frente a las escaleras del Puerto Viejo en Algorta. Y una pregunta que contestar: ¿conseguirás resolver las incógnitas con éxito?

La excursión

Nombre:
Magic Fly Experience
Duración:
Entre 1,5 y 2,5 horas.

Temas

Getxo

Fotos

Vídeos