Cuéntame un cuento

La torre es el elemento arquitectónico emblemático de Artziniega./JOSÉ MONTES
La torre es el elemento arquitectónico emblemático de Artziniega. / JOSÉ MONTES

Tres personajes estrafalarios te guían por la monumental localidad alavesa

IRATXE LÓPEZ

Tres personajes estrafalarios aguardan al grupo, Txipi, Molsa y Olbido. Forman parte de una visita especial a la localidad alavesa de Artziniega, un encuentro con la narrativa, no con la historia ni la arquitectura, aunque aparezcan destellos de ambas. «Hay gente muy preparada para ofrecer recorridos centrados en los edificios medievales, en los palacios de este lugar. Nosotros apostamos por la sorpresa, por atravesar a los participantes con un relato, porque no hay edad para que un cuento te marque», comentan desde ‘La familia inventada’, encargados de impulsar la iniciativa.

Txipi toca la alboka, como un flautista de Hamelín al que seguir. Molsa es un duendecillo que ama las plantas medicinales y surge del bosque. Olbido transmite una historia haciendo honor a su nombre, pues algunos detalles tardan en posarse sobre su memoria. Habla de una niña, una pequeña perspicaz a la que alguien explica que en Artziniega solo existen tres caminos, uno que va al mar, otro a la montaña y un tercero a ninguna parte. Incapaz de comprender la existencia de un sendero sin destino, emprende esa última dirección. En su periplo encontrará tesoros y sorpresas alcanzables para quienes vencen el miedo y responden a la curiosidad, como los participantes de esta excursión.

Ruta teatralizada

Dónde:
Salida desde la parroquia.
Cuándo:
2 noviembre (11.00 horas). Ruta de cuentacuentos en castellano + sorpresas. 19 noviembre ruta de cuentacuentos en euskera + clown. 26 noviembre Ruta de cuentacuentos en castellano + música. Precio 2 € adultos, niños gratis (incluye pintxo).
Información y reservas:
945396210. artziniegaturismo@gmail.com

«Aunque todo alrededor indique que no debes hacer algo, hay momentos en la vida en los que uno tiene que arriesgar, invertir ilusión. Nos han educado para caminar por una ruta marcada pero si pones corazón a tus objetivos, a tus sueños, si haces las cosas con cariño, hay un mundo por descubrir. Ésa es nuestra filosofía y el mensaje que tratamos de trasladar». ¿Cómo lo hacen?

El santo y la cerveza

Con idéntica dosis de ingenio y entrega, más una pizca de improvisación. Caminando por el municipio para posar la mirada en lugares sorprendentes en los que no solemos deternos, como frescos repletos de gazapos intencionados en la Iglesia de la Asunción o murales protagonizados por los vecinos del pueblo. «La idea es que el público participe, que busque en las pinturas santos con móviles, San Migueles pegados a botellas de cerveza... Será un ejercicio divertido, con momento dedicado a tomar un pintxo en un pueblo como todos los vascos, donde hay pocas farmacias pero muchas tabernas que también curan herida».

Tres domingos quedan aún para acudir a este desenfreno narrativo y, aunque el cuento sea siempre el mismo, cada jornada incluye novedades: encuentros con el clown, la música y extras que dejarán al público boquiabierto. «Aunque se trata de la misma historia, la variedad invita a tomar parte en cada reunión; quien lo haga obtendrá un Carné de Memoria Aventurera. Artziniega es mucho más que su feria medieval, así que si se te pasa por la cabeza la palabra aburrimiento para definir los domingos, ¡acércate a sentir, sonreír, a compartir una experiencia dinámica repleta de regalos!». La invitación está hecha. Solo falta que aceptes.

Dos museos

La bonita villa medieval alavesa alberga dos interesantes museos que te vendrán bien para completar la jornada. El más popular es el etnográfico, que te permitirá conocer en profundidad la vida de nuestros ancestros, apegada a los oficios, al clima, a los mitos y las tradiciones. El vestido, la alimentación, el hogar y los trabajos agrícolas componen la planta baja del edificio, mientras que el primer piso se dedica al ámbito social: la escuela, las instituciones, la iglesia o el ocio (www.artziniegamuseoa.org). También en Artziniega se encuentra el taller museo de Xabier Santxotena, discípulo de Oteiza y propietario también de un museo al aire libre en Arizkun, en el Baztan navarro. El artista expone en el municipio alavés una parte esencial de su obra, con relevante presencia del trabajo en madera que le enraizan con oficios arcaicos y expuestos al público mediante modernos audiovisuales (www.santxotena.org).

Fotos

Vídeos