Al compás de la marea

Al compás de la marea
IGNACIO PÉREZ

Sucarmos la ría de Gernika a bordo de un kayak o de una tabla de paddle surf para conocer esta maravilla natural

JENNIFER G. POLANCO

Además del contraste del azul de sus aguas con el color de los arenales y el verde profundo del encinar, Urdaibai nos ofrece un valioso patrimonio natural y cultural, cuya estrella es el estuario del río Oka. La ría de Gernika -con una longitud de 12 kilómetros y una anchura máxima de 1 km.- reúne paisajes del litoral, playas y arenales, humedales, islas e islotes y diferentes sedimentos a lo largo del caudal. Imagínense los espectaculares paisajes que nos puede regalar a la vista este enclave protegido de 220 kilómetros cuadrados. La forma ideal de adentrarse en el patrimonio de la ría es a bordo de pequeñas embarcaciones sin motor para no molestar a la fauna.

Urdaibai ofrece un marco excepcional para practicar deporte al tiempo que se descubren zonas de gran valor ecológico.
Urdaibai ofrece un marco excepcional para practicar deporte al tiempo que se descubren zonas de gran valor ecológico. / IGNACIO PÉREZ

«Seguiremos el curso del canal principal. Sabemos que los más curiosos querrán adentrarse por los canales pequeños, pero podrían molestar a los animales», razona Víctor Ruiz de Erentxun, guía de Ur2000 (www.urdaibai.com), empresa multiaventura encargada de sacar las canoas al agua. Ahora, de la mano de NorteSur Incoming, descender el estuario del Oka en kayak o paddle surf parece la mejor opción para sumergirse en el corazón de la reserva y descubrir sus maravillas.

Las mareas renuevan el agua del estuario cada doce horas y hay una diferencia de 4,5 metros de altura entre pleamar y bajamar. Por ello, los niveles de contaminación son prácticamente inexistentes. El agua del canal de Kortezubi tiene un color marrón debido a la sedimentación del fondo (son fangales de alto contenido en materia orgánica y escaso oxígeno mezclados con la arena arrastrada por las mareas), lo que puede hacer menos apetecible el baño. Sin embargo, Víctor recuerda que probablemente esas aguas estén más limpias que las de la desembocadura, puesto que todavía no se han juntado con aquellas que han pasado por Gernika, que pueden verse más afectadas por los desechos de la industria.

Ruta de molinos

Tras pasar por los restos de antiguos embarcaderos de madera que los baserritarras usaban para amarrar sus botes, habremos llegado al final del viaje: el sendero que conduce al molino de Ozollo. Los molinos de marea se popularizaron en el siglo XVIII y se han localizado varios en la comarca de Urdaibai: Matorduene en Busturia, Porturas en Sukarrieta, Errotatxu y Errotabarri en Kortezubi, Malluskitza en Murueta y Arostegi, Baraikz, Ikoako, Baster Erreka y Ozollo en Gautegiz Arteaga. Actualmente no hay ninguna construcción molinera en funcionamiento en Busturialdea y el de Ozollo es el mejor conservado, pues mantiene la mayor parte de sus instalaciones.

Ricos en biodiversidad

El punto de encuentro es el centro de actividades de UR, que cuenta con material, instalaciones con vestuarios y duchas, transporte, seguro y monitor (incluidos en el precio con guía). Si la marea está subiendo, el trayecto -de unos 8 kilómetros- comenzará en el barrio de Arketa (Ibarrangelu), donde se encuentra el camping de Laida. La ruta continúa por el estuario y deja atrás el precioso paisaje de la isla de Izaro y la playa de Laida. Veremos maravillas como la isla de Txatxarramendi o el barrio de Kanala, cuya playa virgen y salvaje (carece de socorristas, duchas, servicios y aparcamiento) es de arena fina y dorada, guijarros y piedras.

Canoas Urdaibai

Dónde
Centro de actividad de Ur: Barrio Arketa s/n (Ibarrangelu).
Cuándo
Hasta octubre
Distancia
8,2 kms.
Duración
2h.30/ 3h
Nivel de dificultad
Fácil
Requisitos
Saber nadar
Equipo
Calzado para el agua, ropa de playa y protección solar.
Precio
23 euros.
Teléfono
946 45 60 00
Web
www.nortesurincoming.com

Una vez pasado el astillero de Murueta, que se estableció en 1943 y sigue en funcionamiento, nos internaremos en los meandros del río para divisar a lo lejos, en la orilla izquierda, el castillo de Arteaga, un palacio neomedieval con un torreón neogótico para el que se empleó mármol de las canteras de Gautegiz Arteaga. A nuestra izquierda aparece a lo lejos Torre Madariaga, antiguo bastión feudal y actualmente Centro de Biodiversidad de Euskadi.

Esta es una zona de transición entre arenal y fangal que nos indica que nos vamos adentrando en la marisma (en Urdaibai hay alrededor de 600 hectáreas de humedal). En ese momento el ancho del río se reduce hasta un máximo de cuatro metros. Dejamos atrás las ruinas de La Tejera de Murueta y el paisaje se colma del verde oscuro de los juncales, el verde claro de las masas de verdolaga y los altos muros vegetales que marcan los carrizales. También puede aparecer entre juncos la silla que algún baserritarra coloca «para leer el periódico mirando a la marisma», supone Víctor.

El momento adecuado

Los humedales son refugios de vida salvaje condicionados por las mareas. Debido a su poca profundidad, la luz del sol entra sin dificultad y facilita la producción de nutrientes. La abundancia de vida -invertebrados, moluscos, crustáceos y plantas- atrae a las aves en busca de comida y cobijo. Es el sitio idóneo para que los amantes de la fauna disfruten del avistamiento de las aves que se refugian en el humedal: garzas reales, martín pescadores, rapaces, patos, gansos, zarapitos reales… son los más habituales.

Las épocas más interesantes para observar aves acuáticas van de mediados de agosto a finales de octubre (cuando pasan las especies migratorias) y de noviembre a marzo (el momento de descanso o invernada). Siguiendo el curso del río localizaremos en el barrio de Orueta de Gautegiz Arteaga el Urdaibai Bird Center (www.birdcenter.org), museo, centro de investigación y uno de los más privilegiados observatorios de la marisma. Quien desee profundizar en la naturaleza de las marismas y sus moradores, no puede dejar de visitarlo.

Fotos

Vídeos