Caseríos de puertas abiertas

Por Bizkaia y Gipuzkoa

Una treintena de baserritarras de Bizkaia y Gipuzkoa invitan a visitar sus caseríos los días 7 y 8 de julio a todo aquel que quiera conocer su forma de vivir, de trabajar y el esfuerzo que conlleva

Lorea Momeñe rodeada de su piara de cerdos en Orozko/MAIKA SALGUERO
Lorea Momeñe rodeada de su piara de cerdos en Orozko / MAIKA SALGUERO
Elena Sierra
ELENA SIERRA

Y qué podemos hacer para que los urbanitas sepan lo que hacemos y para que valoren nuestro trabajo?», se preguntaron un día los baserritarras de Gipuzkoa. «Podríamos abrir las puertas de nuestros caseríos y cuadras y las verjas de nuestras praderas; podríamos invitarlos a entrar y a escucharnos, y así seguro que cuando se vuelvan a su ciudades, a sus calles y a sus pisos, entenderán un poco mejor quiénes somos. Y lo que es más importante: qué producimos y qué llevan a sus mesas cada día». Más o menos así se puede resumir la idea que la organización agraria de los baserritarras profesionales de Euskadi, ENBA, puso en marcha hace ya tres años y que va ganando anfitriones de edición en edición. ‘Ongi etorri baserrira!’, que quiere tender puentes entre los habitantes de las ciudades y los productores agrícolas y ganaderos, abrió las puertas de 8 explotaciones en 2014; en 2015 fueron ya 15 y el año pasado se unieron un cuarteto de baserris vizcaínos. Acudieron a la llamada unas 450 personas interesadas en redescubrir el origen de lo que comen.

Ongi etorri baserrira!

Organiza
ENBA
Cuándo
7 y 8 de julio a las 11:00 horas, hasta las 14:00
Precio
Visitas gratuitas guiadas a 29 caseríos. 6 están en Bizkaia, el resto en Gipuzkoa.
Objetivos
Conocer las explotaciones ganaderas y agrícolas: vacas de carne y de leche, ovejas, cerdos, pollos lumagorri, sidra y txakoli, plantaciones de arándanos, frambuesas y moras.
Reservas
Antes del 30 de junio
Teléfono
943650123
Web
www.ongietorribaserrira.eus

Esta vez son 29 caseríos los que participan de la iniciativa, que se celebra el viernes 7 y el sábado 8 de julio y que propone visitas guiadas por los propios baserritarras a los lugares en los que viven y trabajan, explicaciones sobre su historia y sus rutinas y más conocimiento de un medio del que todos seguimos viviendo y del que se consiguen todo tipo de alimentos. Vacas de leche y de carne, las ovejas y el queso o las cuajadas, pollos de primera categoría acostumbrados a picotear por las praderas, cerdos y sus buenos chorizos, manzanos y vides y por tanto sidra y txakoli, frutos pequeños como el arándano y la frambuesa... Esta es la oportunidad de ver dónde se crían y cultivan todos esos productos para saber «qué llevamos a casa» (y también para catarlos in situ, ya que la mañana acaba con degustación, y además comprarlos).

Historias de la tierra

Las visitas están pensadas de modo que en una mañana se conozca a fondo la realidad de un caserío aunque hay alguna ruta en la que se visitan dos en el mismo entorno. Tanto el viernes como el sábado el horario es de 11.00 a 14.00 horas y solo hay que rellenar, antes del 30 de junio, la hoja de inscripción disponible en www.ongietorribaserrira.eus (en la que se encuentra toda la información sobre los distintos baserris participantes). También se puede llamar al 943 650 123. La actividad es gratuita y, de paso, cada participante entra en el sorteo de varios lotes de productos de Kalitatea y una estancia de dos noches para cuatro personas en un agroturismo.

De arriba a abajo y de izquierda a derecha. Aser y Naiara posan con sus quesos Idiazabal. Josean, productor de pollos 'lumargorri' de Elorrio. Alfonso y el ganado de Fernández Terreros. / MAIKA SALGUERO

En Bizkaia el viernes hay dos opciones bien distintas, aunque ambas relacionadas con los animales. Podemos poner rumbo a Muskiz, y concretamente a la carnicería Fernández Terreros (Barrio San Juan 17), especializada en Eusko Label y con más de 100 años de antigüedad –ejemplo del relevo generacional de padres a hijos–. Desde allí los propietarios guiarán a los visitantes hasta la explotación ganadera C. B. La Sequilla para ver el ganado de carne de la raza Limusina y ponerles al día del trabajo que hay que hacer. O bien acercarnos a Orozko, al barrio Urigoiti, número 3, que es donde Lorea Momeñe cría cerdos al aire libre para elaborar chorizos –y no cualquiera: es el mejor chorizo de Euskadi según el certamen de la feria de Mungia–, salchichón y paté. Lorea se trasladó a Orozko desde Basauri por amor... y esa será una de las historias que contará a los interesados.

El sábado hay más opciones y de nuevo hay que elegir. En este caso, entre rutas con dos visitas cada una. La de Berriz-Elorrio se detiene primero en el caserío Aiarbi (Barrio Eitua 50, en Berriz) para ‘estudiar’ la producción de leche y comprobar que aún es posible que una familia venda el producto de forma directa, con su propia marca. Y después se dirige a Elorrio, al barrio Gazeta 28, para que Yolanda Romeral, del caserío Artialde, explique qué es eso del pollo ‘lumagorri’: vamos, el de caserío criado libre en pradera.

Pedro, de la ganadería Fidel Abans de Dima.
Pedro, de la ganadería Fidel Abans de Dima. / MAIKA SALGUERO

La otra, la de Ubide-Orozko, recala primero en el caserío Pagobieta (Barrio San Juan). Allí, dos jóvenes productores –que el campo no es cosa solo de abuelos apegados a su tierra– elaboran queso Idiazabal de forma artesanal mediante la leche de sus propias ovejas. Después, se visita la ganadería Fidel Abans en Dima (Lapurreketa auzoa). Allí se crían vacas de carne con label, pero la visita es curiosa porque lo que se va a escuchar es cómo tratarlas bien... pensando en la venta ‘para vida’ y en los concursos. Y es que sus vacas son famosas en los concursos internacionales de raza. No hace tanto estuvieron en Burdeos con alguno de sus ejemplares de Limusina.

Entre ovejas, quesos y hierba segada

En Gipuzkoa, y pensada como excursión de día completo, merece la pena el combo Aralar-Ataun. En la sierra, el pastor Joseba Insausti recogerá a los visitantes por las mañana y los guiará, campo a través y en un paseo de hora y media, a la borda Esnaurreta. Él pasa en ese entorno de vistas maravillosas todo el verano, desde primeros de mayo, cuidando de las ovejas y haciendo quesos que, el año pasado, alcanzaron la categoría de mejor queso de España. Conviene llevarse el bocadillo porque, tras saber cómo vive un joven pastor en el siglo XXI, la siguiente parada es en la localidad de Ataun y en concreto en el caserío Agerre Haundi, donde siguen utilizando un viejo método para recoger la hierba segada en los prados de alrededor: la bajan al baserri colgadita de un cable. Este método, ya en desuso, fue un adelanto tecnológico de primer orden a principios del siglo pasado. La visita se realiza en euskera.

Fotos

Vídeos