Desde descensos con antorchas a una aparición en medio del bosque

Los Reyes Magos se deslizan en las pistas de Cerler, en una imagen de archivo/
Los Reyes Magos se deslizan en las pistas de Cerler, en una imagen de archivo

La llegada de los Reyes Magos a las estaciones de esquí se vive de diferentes formas, aunque Vall de Nuria sigue siendo una de las más originales

JUANJO GONZALOMADRID

Ahora que comienza el año y las ilusiones parecen haberse vuelto a renovar para todos los amantes de los deportes de invierno, llega una de las fechas marcadas en rojo en el calendario. El 5 de enero siempre es especial, y no solo porque sea el final de las vacaciones de Navidad, el periodo más intenso y próspero de toda la temporada, sino por la llegada de los Reyes Magos en un momento bonito para todas las estaciones.

Las precipitaciones no han dejado de caer durante todo el mes, permitiendo acumular superficies importantes en gran parte de los centros españoles. Este viernes serán Melchor, Gaspar y Baltasar los grandes protagonistas, todo un lujo para el público infantil…y también para los adultos.

Los Reyes Magos, en la estación de Leitariegos
Los Reyes Magos, en la estación de Leitariegos / Leitariegos

Esquiar se ha convertido en una tradición invernal que ni los propios Reyes Magos quieren perderse. Desde hace años han querido unirse a la moda, y es habitual verlos descender pistas cada mes de enero. Ocurre, por ejemplo, en Sierra Nevada, una de las estaciones de mayor prestigio y donde son muchos los aficionados que no se querrán perder una fiesta con espectáculo incluido. El final del trayecto, además, será por la mítica El Río en un trayecto iluminado.

También será un día de esquí para ellos en los dominios de Aramón. Hasta los cuatro centros se han desplazado durante la jornada de hoy para disfrutar de las magníficas condiciones que a estas alturas se viven en Cerler, Javalambre, Formigal-Panticosa y Valdelinares. Una novedad para esta campaña que finalizará, como ya suele ser habitual, con la entrega de regalos para los más pequeños.

Original como pocas sigue siendo la de Vall de Nuria. Desde hace años, el público infantil catalán disfruta en una de las estaciones dirigidas a los más pequeños. También cada 5 de enero con la llegada de Gaspar, Melchor y Baltasar que hacen su aparición en medio del bosque de este coqueto centro invernal.

En Baqueira Beret se mantienen fieles a la tradición de la cabalgata

Aunque menos espectacular, también es bonito para los aficionados la forma de vivirlo en Grandvalira o San Isidro tras una jornada de esquí. Las luces se apagan y dejan paso a un intenso descenso de antorchas que forman una estela mágica en las pistas de ambas estaciones.

Mucho más clásica es la elección que se hace en Baqueira Beret, donde la cabalgata se mantiene fiel a lo que siempre se ha hecho en una de las tardes más especiales de la temporada para los usuarios, y donde la ilusión se desborda entre jóvenes y mayores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos