Coronación pone la primera piedra de una nueva ruta cervecera por Vitoria

El llamativo exterior del nuevo Abisinia.
El llamativo exterior del nuevo Abisinia. / S. E.

El Abisinia vuelve a abrir sus puertas este viernes, centrado en la craftbeer, el café de especialidad y los destornilladores premium

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Terminaban las pasadas fiesta de La Blanca y el Abisinia (Kutxa, 2) echaba la persiana. Ha permanecido bajada hasta este próximo viernes. El bar de Coronación reabre centrado en la cerveza artesana, el café de especialidad y los combinados premium. En especial el destornillador, la copa en boga en Vitoria. Mantiene el nombre y el espíritu, aunque cambia la gerencia. Ahora, al timón están Ion Hernández (Guernica Cervecería), Txuma Acosta (Cervecería La Grange) y Roberto Moreno (Brewgast).

La apuesta es seria y va más allá de la inauguración de un nuevo local. Con la reapertura del Abisinia, Vitoria se afianza como capital vasca de la craftbeer y Coronación coloca la primera piedra de una ruta cervecera por el barrio. Abisinia (18 grifos en rotación), Naski (tres más) y Elizalde van a ser en núcleo al que, más pronto que tarde, se sumará el desembarco de un brewer local, que prepara algo sorprendente, como sus recetas.

Además, el Abisinia va a gozar de una relación especial con Brew Dog y será el local de referencia con la conocida microbrewery, que este año celebra su décimo aniversario. El pub de Coronación va a contar con las últimas novedades de la casa escocesa, algo que hasta ahora solo llega de manera regular al BrewDog Bar de Barcelona, propiedad de la propia marca. De este modo, tres de los 18 grifos con que cuenta Abisinia estarán dedicados a BrewDog. La Punk IPA será fija, un segundo tirador rotará las recetas habituales y el tercero se reserva para creaciones más exclusivas, esas que el España se ofrecerán exclusivamente en Vitoria y Barcelona.

Todo ello sin olvidar del producto local. La primera semana de andadura estará marcada por los fabricantes alaveses, que coparán gran parte de los cañeros. «Sobre todo es un bar en el que, por tamaño, poder hacer todo lo que no podemos en Guernica y Lagrange. Eventos, catas maridadas, experimentos gastronómicos y conciertos, claro», explica Ion Hernández.

Café, música y combinados

Hasta aquí todo en la línea del Guernica y La Grange. ¿Cuál es la novedad, entonces? Principalmente el café. «Queremos ser un punto de referencia en el café de especialidad y para ello hemos creado un punto barista. Es un paso adelante. Hemos invertido mucho en formación para poder dar un servicio excelente en este campo. Contaremos con cafetera italiana, pero también con cafés de filtro, de presión... . El cliente enseguida va a ver que la barra está estructurada en tres espacios. Un rincón del café, otro de cerveza y un tercero de combinados. Buscamos que la gente venga a disfrutar de Abisinia sin prisa. Que se siente en las mesas o en la terraza y que pruebe cosas que normalmente no encuentras. Una de mis ilusiones en el nuevo bar es poder trabajar la coctelería basada en el café».

Fotos

Vídeos