Monitorización fetal sin ataduras

Sin cables ni correas, y pensado tanto para la comodidad de la madre como para la seguridad del feto, un parche permitirá seguir las constantes vitales y las contracciones desde las fases tempranas del embarazo hasta el mismo parto

LINDA ONTIVEROS

Durante la fase de dilatación del parto, la sensación de dolor y el trabajo de parto pueden reducirse cuando la madre no permanece inmóvil acostada en la cama. El movimiento de la madre ayuda a facilitar la tarea, ya sea si se levanta y permanece de pie, se sienta, camina o se da un baño o una ducha relajante.

Para ayudar a que la madre tenga una mayor libertad incluso durante el alumbramiento, Philips ha diseñado un nuevo sistema de monitorización fetal portátil e impermeable, bautizado como Avalon Beltless Solution, que monitoriza las contracciones uterinas y diferencia eficazmente las constantes de la madre y del feto.

Este nuevo sistema tiene forma de parche, y se pega en el vientre de la mamá, lo que permite el seguimiento de la actividad fetal, incluso en los partos de alto riesgo. Es especialmente útil en pacientes con un índice de masa corporal (IMC) elevado, pues supera las limitaciones de la monitorización tradicional.

Además en el momento del parto, al tener la posibilidad de realizar una monitorización sin cables ni correas, las mujeres pueden elegir dar a luz de pie, poniendo la fuerza de la gravedad a su favor, para ampliar el diámetro de la pelvis y descargar la presión ejercida sobre la espalda. Presentada en el VI Congreso de la Federación de Matronas de España, que se realiza en Las Palmas de Gran Canaria, Avalon Beltless Solution permite también la monitorización y el seguimiento del feto desde etapas tempranas del embarazo.

Junto a la mayor comodidad de la madre, el nuevo sistema busca la máxima seguridad del feto, lo que logra al diferenciar nítidamente el latido de la madre y del feto, mientras vigila las contracciones uterinas. «Un error o la confusión en el registro del latido materno o fetal durante la última fase de la dilatación o el expulsivo pueden aumentar la morbimortalidad del bebé, provocándole hipoxia (reducción del aporte de oxígeno en la sangre) o importantes daños cerebrales», explican portavoces de Philips. «Este tipo de seguimiento permite al profesional sanitario decidir con seguridad si el parto se debe inducir, hacer cesárea o dejar que evolucione naturalmente».

El método de Philips, que será comercializado en 2018, se inicia cuando el parche envía información al monitor fetal Avalon que, a su vez, remite estos datos a un sistema informático general. Según señala la empresa, otra ventaja adicional de este sistema de monitorización con parche es que facilita la administración de la anestesia epidural y reduce los tiempos de colocación y posicionamiento de los transductores, al no resultar necesario buscar el foco del feto.

Fotos

Vídeos