El Correo

Cómo hacer plastilina casera

  • Es fácil, barata y no pasa nada si los peques se la meten en la boca. Solo necesitas harina, sal, agua, aceite y colorantes alimenticios

Saber cómo elaborar en un momento plastilina casera puede sacarte de más de un apuro. Si estás de vacaciones, se ha puesto a llover y los juguetes de los niños se han quedado en casa, puede ser una forma muy agradable y creativa de pasar la tarde. Simplemente con agua, harina, sal, aceite y colorantes alimenticios se puede crear una pasta para moldear muy versátil. La podrán usar críos muy pequeños porque no lleva ningún componente tóxico y no pasa nada si se la meten en la boca; también niños y niñas más mayores, ya que al poder hornearse se puede redirigir el juego a crear piezas especiales como servilleteros, un colgante o algún detalle para su dormitorio.

Los peques pueden ayudarte con la receta e incluso podéis experimentar diferentes texturas: si usas sal gruesa quedará la plastilina granulada y tersa si utilizas una sal muy fina.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate