El Correo

Juguetes que graban a los niños

La muñeca 'My Friend Cayla'.
La muñeca 'My Friend Cayla'. / Nomaco Spain
  • Una muñeca y un robot de la firma Genesis Toys han sido denunciados por asociaciones de consumidores por tener micrófonos y enviar la información grabada para publicidad y marketing

  • My Friend Cayla y el robot i-QUE se comercializan en España

¿Se imaginan un juguete que grabe a nuestros hijos mientras juegan y utilicen esta información para anuncios publicitarios u otros usos? Aunque parezca mentira, está pasando en España. Dos juguetes están escuchando todo lo que sucede en su entorno y almacenando la información que después puede explotarse comercialmente.

Los productos que han sido denunciados por el portal estadounidense Consumerist son la muñeca My Friend Cayla y el robot i-QUE, ambos de la firma Genesis Toys y comercializados en España, aunque el segundo solo se puede adquirir a través de Amazon.

Ambos juguetes cuentan con un micrófono y un sistema de reconocimiento de voz, por lo que pueden escuchar las órdenes de sus propietarios y responder en función de la locución, como si de Google Now o Siri se tratara, pero con el detalle de que en este caso se trata de información personal de menores de edad y que se registra para poder ser explotada comercialmente.

Obligación de aceptar las cláusulas

Estos sistemas envían los comandos de voz a servidores donde son analizados y escogen una respuesta adecuada mediante un sistema de inteligencia artificial. Al activar el juguete por primera vez, el padre se ve obligado a aceptar las cláusulas de privacidad en las que se informa, según denuncian las asociaciones de consumidores de EE UU, de la posible explotación de lo registrado no solo para mejorar el funcionamiento, sino para "marketing y publicidad".

Así, la segunda causa de alarma reside en que esta información tan sensible no queda en manos del fabricante de los juguete sino de otra empresa totalmente ajena que da servicio a los sistemas de reconocimiento de voz.

Es en este momento en el que el problema se agrava, ya que el usuario ya no tiene un control de la información, por lo que no puede ejercer su derecho a eliminar estos datos. Incluso la cadena estadounidense CBS ha denunciado que la muñeca Cayla lanza constantemente mensajes a los niños publicitando productos de Disney.

El robot i-QUE.

El robot i-QUE. / Amazon

Por su parte, la firma Nuance sostiene asegura en un comunicado que no han recibido ninguna notificación por parte de ningún organismo oficial y que su política es no usar esta información para marketing o usos comerciales. Además, habla de "los beneficios para la gente y la sociedad" de las máquinas que hablan y los sistemas de inteligencia artificial.

Facua estudia tomar medidas

El portavoz de la asociación de consumidores Facua, Rubén Sánchez, ha explicado a este periódico que es "muy peligroso" usar la información que se grabe de los niños "aunque aparezca en el libro de instrucciones". Además, es "primordial" que la Agencia Española de Protección de Datos estudie el caso porque lo que preocupa es que los juguetes graben a los niños "y esa información pueda ser usada por terceros sin que lo sepamos", dice Sánchez.

Además, desde Facua aseguran que cuando las condiciones de privacidad que deben aceptarse son "abusivas" se puede exigir "la devolución del dinero" -a pesar de que se haya comprado hace más de un mes y esté fuera de la caja- y se debe denunciar.

El portavoz afirma que aún no tienen decidido si van a tomar medidas contra la firma Genesis Toys por la comercialización de estos juguetes.

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte de "graves" fallos de seguridad en cuanto a la privacidad en dos juguetes conectados a Internet, la muñeca Cayla y el robot i-Que, que se pueden comprar a través de la red y el primero de ellos, también en jugueterías.

OCU se basa en un estudio realizado por el Consejo de Consumidores Noruego (Forbrukerradet) que detecta "preocupantes fallos en torno a la seguridad y la privacidad de los menores a los que están dirigidos".

Según esta organización, el estudio ha comprobado que con pasos simples, cualquiera puede tomar el control de los juguetes, que puede hablar y grabar conversaciones a través de un teléfono móvil. Esto hace posible hablar y escuchar a través del juguete sin tener acceso físico al mismo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate