Ahora, soluciones

MIQUEL ICETA

Catalunya y España se encuentran inmersas en una grave crisis institucional. Una crisis de la que el PSC hace tiempo que venía avisando. La estrategia independentista de situar las instituciones fuera de la ley y actuar de manera unilateral está provocando una situación para nada deseable.

Si hoy estamos en el callejón sin salida que estamos es por el empeño de unos dirigentes soberanistas en una vía ilegal. No queríamos ni DUI ni 155. Y hemos acabado teniendo ambas cosas. El 155 restaura la legalidad vigente y convoca elecciones para el 21 de diciembre.

Recordemos que los días 6 y 7 de septiembre, el Parlament fulminó el Estatuto y vulneró la Constitución. Y el día 27 de octubre declaró la independencia de Cataluña.

Había otras alternativas, las hemos explicado hasta la saciedad. Hemos participado en todo tipo de negociaciones para desatascar esto. Pero no se nos ha hecho caso.

Ahora, en el punto en el que estamos, hay que apelar una vez más al diálogo, la unidad civil y la convivencia.

Seguimos comprometidos en demostrar que hay una vía diferente. Y ahora, más que nunca. Se necesitan soluciones viables.

Son propuestas que hemos de hacer valer en las elecciones convocadas para el 21 de diciembre. Las elecciones eran la salida obvia al laberinto. Y hubiéramos preferido que las convocara el expresidente Carles Puigdemont.

El escenario en el que nos encontramos ahora mismo es desalentador. Una profunda división social, el traslado de sedes sociales de muchas empresas fuera de Cataluña, la Unión Europea ha dado la espalda a un planteamiento unilateral que se sitúa fuera del Estado de Derecho. En cinco años de proceso, ningún resultado positivo y un riesgo evidente de fractura social.

Y el PP tiene también mucha responsabilidad en haber llegado hasta aquí, porque combatió el Estatuto de 2006, se ha negado a reconocer que tenemos un problema político y ha sido incapaz de proponer solución alguna. Son también parte del problema.

Pocos discuten que un pacto razonable debería implicar un mayor autogobierno para Catalunya, una mejor financiación, el reconocimiento de su realidad nacional y un mecanismo para que la ciudadanía pueda refrendarlo con su voto. Como ha recordado Daniel Innerarity: «Lo que es razonable para garantizar la convivencia en una sociedad plural no es pactar una votación, sino votar un acuerdo».

Los socialistas nos presentamos a las elecciones como un espacio transversal, de cordura, de recuperación del diálogo, la convivencia y el progreso, haciendo propuestas viables y que puedan ser de consenso. No dividiendo más a la ciudadanía.

Queremos devolver a la política catalana a la senda del catalanismo pragmático. La vía del ‘seny’ y del diálogo. Queremos recuperar la centralidad de la política, conscientes de que las decisiones judiciales no resolverán el problema. Queremos una Cataluña mejor en una España diferente. Ofreciendo puentes para el diálogo y renunciando a cavar trincheras y alzar fronteras.

Este es nuestro compromiso permanente con los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos