La ONU sigue allí

Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

Faltan unos siglos, mal contados, para que exista un Gobierno mundial, pero para distraernos la Generalitat anuncia que no acatará la suspensión del referéndum. Están legitimados por su propia ley, que no es propiamente la de todos los españoles, vivamos donde vivamos. Séneca dejó dicho que de cualquier distancia hay el mismo recorrido hacia las estrellas, pero Mariano Rajoy dice que recurrirá ante el Constitucional la ley del referéndum de independencia si el Parlament la admite a trámite.

La confusión no precisa de más ceremonias porque el protocolo está establecido. En resumen: el que se quiere separar se separa, aunque no sepa con quien se junta, pero la ONU, que sigue allí, certifica las torturas y los abusos del régimen chavista. En Venezuela ya no se cuentan los asesinatos ni las torturas, para no perder la cuenta, mientras Derechos Humanos denuncia 5.000 detenciones arbitrarias y eso que llaman «malos tratos», que siempre anteceden a los peores. Eso de contar los muertos, como dijo aquel clarividente cronista de sucesos, no puede hacerse hasta que no fallecen los heridos de mayor gravedad.

La palabra más repulsiva sigue siendo 'tortura' y es la que más suena. Lo que Valle-Inclán llamaba «vergüenza biológica» nos inunda a todos, pero la ONU, que siempre se basa en las estadísticas, certifica que la plusmarca pertenece al régimen chavista. Es pronto para saberlo, pero nunca es tarde si la desdicha es mala y permite corregirla. Hoy he comido, más que acompañado, amparado por dos amigos que Dios me conserve: Fernando Suárez y Enrique de Aguinaga. Les encontré animosos, pero no quisieron darme la receta del ánimo.

Temas

Onu

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos