El salvamento

El salvamento
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

No sabemos si Rajoy entra en el reducido grupo que Juan Ramón Jiménez denominó como «criaturas afortunadas», pero sigue esquivando el infortunio. El Gobierno ha conseguido la aprobación de los Presupuestos de 2028 con una mayoría minoritaria de 176 escaños. Han sido determinantes los apoyos de Ciudadanos y de los partidos canarios, pero lo importante era sacar adelante las cuentas. Ya veremos si luego cuadran. Los nacionalistas vascos, que siempre han sabido lo que detestaban, hablan de responsabilidad como condición inexcusable para el respaldo, pero la butaca sigue cojeando porque una de sus patas es más larga que la otra o, según se mire, una es más corta. Los nacionalistas justifican su postura por «responsabilidad». Lo cierto, entre tantas dudas, es que el PNV ha salvado a Rajoy a pesar de la vigencia del artículo 155.

El Gobierno, para demostrar que España no es un país ingobernable, ha salvado con esta votación la legislatura, pero a la gente lo único que le importa es que se salven sus pensiones. ¿Cual ha sido el precio del pacto? Es pronto para saberlo porque todavía no ha llegado la hora de pagarlo. Lo contrario, o al menos lo más intrigante, es que la mitad de los europeos confíen más en los nuevos partidos que en los partidos de siempre. Eso confirma que el bipartidismo clásico se ha roto y que hay que buscar sus pedazos para juntarlos o comprar un jarrón nuevo. ¿Por qué los partidos socialdemócratas y democristianos están perdiendo peso en casi media Europa? Me moriré sin saberlo, ya que el saber no sólo ocupa tiempo, sino espacio y las dos cosas se me están acabando a la vez sin hacer ruido. El abuso nacionalista lo que realmente persigue es dejarnos sin nación. Ya les queda menos porque media Cataluña o Cataluña y media lo que quiere es irse. Es una equivocación, pero nadie debe llamarse a equívocos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos