El revés de la trama

El revés de la trama
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

Cuando el tapiz está agujereado no basta con darle la vuelta, porque los boquetes reaparecen. El Tribunal Supremo decidirá hoy si deja en libertad a los exconsejeros que no acertaron en sus consejos. «No me des consejos, dame dinero», dice la gente de lo que llamamos pueblo, que no es la misma que el diccionario define como personas comunes y sencillas. La Audiencia, que tampoco se puede definir como el cónclave compuesto por individuos difíciles y complicados, se ha negado a ceder datos de causas contra el PP. ¿Hasta dónde ha llegado la corrupción de este partido para superar a la de los otros que competían por incompetencia? Si las cosas van mal para todos es dificultoso saber quiénes son los culpables. Mejor es dejarlo para más adelante, que eso es muy nuestro. Ya Lope de Vega decía «siempre para mañana y nunca mañanamos».

Estamos llenos de sospechosos. De algunos se cuestiona que no tengan la menor culpa, ya que la mayor siempre tiene autores. Tanto el PP como el PSOE tratan de poner sordina a las quejas, pero los heridos chinchan mucho y no hay más remedio de oírles. Reclama Iceta que Cataluña se haga cargo de todos los impuestos que le corresponden, porque se pagan en ese pedazo de España que era el más enseñable, pero no el más entrañable. ¿Qué hemos hecho de nuestro pobre huerto, salvo sembrar la discordia? El independentismo es una tragedia, pero los autores no quieren salir a escena para saludar al público, no sea que los corran a gorrazos. El suicidio en directo del general bosniocroata es una noticia mundial, además de ser un mal trago. Se echó al coleto el veneno ante el Tribunal de La Haya. Decidió que no le condenaran los demás y se condenó antes. Es lo que se llama en fútbol anticiparse a la jugada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos