‘Reality show’

Trump es un gran actor. Encarna distintos papeles y su figura de presidente es una actuación de las suyas

Maria Maizkurrena
MARIA MAIZKURRENA

Donald Trump se lo ha pasado bomba con el huracán ‘Harvey’, el cual, a juzgar por sus declaraciones, ha confundido con una superproducción de catástrofes al estilo de ‘Tormenta perfecta’. Entusiasmado y feliz, se ha admirado ante las dimensiones del espectáculo, un regalo del cielo para llenar su vida de emoción y permitirle visitar a las víctimas como quien asiste a una fiesta de pijamas. Primero no lo hizo, y fue criticado por ello, así que para que no le pasara lo mismo que a George W. Bush, que nunca se recuperó políticamente de su lenta y pobre reacción ante el sufrimiento causado por el huracán ‘Katrina’, Trump se dirigió a Houston a pasearse por los refugios, prometer una limosna personal de un millón de dólares después de haber recortado los fondos de previsión de catástrofes, y decir cosas como que «ha sido maravilloso», «pásenlo bien» (a los periodistas), «ha sido una cosa muy bonita para que el mundo la vea» etc, etc. Porque al fin y al cabo se trata de una historia de desgracia y superación creada por el universo para que él se luzca. «Wow -dijo en un tuit- Ahora los expertos están llamando a ‘Harvey’ una inundación como sólo se da cada 500 años. ¡Vientos de 125 millas por hora!» Por supuesto cuando hay que cambiar a continente grave y tono compungido, en las ceremonias de oración por las víctimas y tal, lo hace sin ningún problema. Al fin y al cabo es un gran actor. Ya se ha señalado cómo encarna distintos papeles y se ha dicho que su presidencia es un show televisivo y que su figura de presidente es una actuación de las suyas, una que disfruta a lo grande. Por supuesto Trump no se pregunta por qué el agua del mar está tan calentita como para alimentar un huracán que los expertos fueron calificando, después de verlo en acción, no ya como un fenómeno que puede suceder cada 500 años, sino cada 1.000 y sin precedentes en algunas de sus manifestaciones. También han dicho los expertos que, dados los cambios que se están produciendo en el clima de la Tierra, estas cosas antes tan raras ahora se van a producir más a menudo. Pero eso no le interesa a Trump. Es un aburrimiento tener que escuchar (y peor aún leer) a los científicos explicando cómo se producen los huracanes, cómo les afecta la temperatura del agua del mar y cómo ésta ha aumentado más de lo que se creía en las última décadas. Eso es un rollo y él no está en el centro del rollo. Su rollo es otro. Hay quien dice que la gente vota a personajes como Trump porque, lo mismo que él, quieren pasárselo bomba con el show. El problema es que la bomba nos estalle en las narices y con la irrupción continua de Kim Jong-Un en este disparado ‘reality show’ mundial el riesgo, como la temperatura del planeta, aumenta cada poco tiempo.

Fotos

Vídeos