Rajoy avisa

El ánimo secesionista se verá en la actitud que muestre la Mesa del Parlament cuando el 1-O sea suspendido por el Constitucional

EL CORREO

El presidente, Mariano Rajoy, aprovechó el encuentro estival con el Rey en Mallorca para reiterar que «no va a haber referéndum el próximo 1 de octubre» en Cataluña. Anunció además el momento en que el Consejo de Ministros procederá a impugnar esa iniciativa ante el Tribunal Constitucional: cuando la Mesa del Parlamento autonómico califique la proposición conjunta de Junts pel Sí y la CUP para su toma en consideración por el pleno.

Los promotores del referéndum ilegal saben ya cuándo deberán cambiar de registro, una vez que la convocatoria del 1 de octubre sea suspendida por el TC. Ello con la posibilidad de que este pudiera entrar en el fondo de la cuestión de manera inmediata, dado que el Alto Tribunal ya se pronunció al respecto ante el ‘proceso participativo’ del 9 de noviembre de 2014. La más que segura suspensión de una iniciativa tan manifiestamente ilegal está sujeta a la graduación del ánimo secesionista, que a fecha de hoy oscila entre la disposición a llegar a algún acuerdo con los socialistas después del 1 de octubre -según la versión de Jordi Xuclá, que da ya por amortizada la convocatoria- y la CUP haciendo valer sus argumentos de ruptura sin excusas ni dilaciones. Argumentos que seguirán ahí -mientras el president, Carles Puigdemont, no opte por disolver la Cámara autonómica- como subterfugio para prorrogar el estatus de poder que ostenta el PDeCat y el tiempo que ERC requiera para decidirse.

Cuando Rajoy insiste en que «no habrá referéndum» expresa una posición institucional ineludible de compromiso con la legalidad constitucional. Aunque también adelanta lo que puede ocurrir: la reedición del 9-N, con una intervención más proactiva por parte del Gobierno Rajoy, habida cuenta además de los procedimientos judiciales ya en marcha respecto a aquella convocatoria. El ánimo secesionista se verá en la actitud que muestren los integrantes de la Mesa del Parlamento catalán y, eventualmente, los electos que pudieran participar en la votación de una ‘ley de referéndum’ ilegal a todas luces. Podría tratarse de la enésima encerrona que el independentismo tienda a En Comú, el partido de Ada Colau, puesto que el voto parlamentario no es nominal si se participa en la votación. También por eso cobra sentido la llamada de Rajoy a la coincidencia entre el PP, el PSOE y Ciudadanos, cuando menos hasta el próximo 1 de octubre. Sus electos no deberían participar en ese hipotético pleno parlamentario.

Fotos

Vídeos