La prueba del nueve

La respuesta soberanista a la suspensión por el TC del Pleno del Parlament del 9-O confirmará si todo está perdido o aún no

ALBERTO AYALA

El día en que el desafío del independentismo catalán al Estado se traducía en decisiones económicas de envergadura -la más relevante el traslado del domicilio social del Banco Sabadell a Alicante y el anuncio de que CaixaBank hará hoy lo propio-, el Constitucional torpedeaba los planes 'indepes'. El alto tribunal decretó ayer la suspensión del Pleno del Parlament previsto para el lunes en el que el secesionismo había telegrafiado su propósito de proclamar la independencia de Cataluña.

Anoche, cuando escribía este análisis, era una incógnita si la Cámara, que controlan los soberanistas, acatará la orden del TC. Desde hace semanas no es así.

Pero de lo que no cabe duda es de que el pronunciamiento del Constitucional va a servir de prueba del nueve (truco matemático que se usaba cuando no había calculadoras para verificar que una operación realizada a mano estaba bien) para catar el momento del soberanismo.

Pese a que los 'indepes' insistan en negarlo, es evidente que a medida que se acerca el momento de anunciar que se consuma la ruptura con España aumentan los nervios y las dudas en su seno. Dudas y nervios que parecen mayoritarios en el PDeCAT (la antigua Convergencia), aunque no alcancen al president Puigdemont. Y que se han extendido también a la hasta ahora monolítica Esquerra Republicana del vicepresident Oriol Junqueras.

Nada extraño cuando los dos grandes bancos catalanes van a sacar su sede social de la comunidad. Cuando el Gobierno Rajoy se dispone a aprobar una reglamentación para facilitar el cambio de sede express a otras empresas que lo deseen. O cuando los dos grandes rotativos de Cataluña, La Vanguardia y El Periódico, exigen al soberanismo en sus editoriales frenar la DUI (Declaración Unilateral de Independencia) por carecer de amparo legal y legitimidad democrática, además de por haber ocultado a la ciudadanía catalana los desastrosos efectos que tendría para la comunidad.

Pero, ¿por qué la sentencia del TC, dictada a instancias de los socialistas catalanes del PSC, puede servir de prueba del nueve? Porque si hay miedos, dudas o simplemente ganas de ganar tiempo para dar con una difícil salida al conflicto a corto plazo, los soberanistas tragarán y no habrá Pleno el 9-O. Si directamente insisten en desoir al Constitucional o buscan un subterfugio para hacerlo habrá que pensar que todo está perdido, salvo milagros.

Los principales líderes 'indepes' no quisieron aclarar qué harán. Sólo tres parlamentarios (uno de ERC y dos del grupo en el que están los 'comunes' y Podemos, entre ellos el líder de esta última formación Dante Fachín) anunciaron que ellos sí irán al Pleno del 9-O. Si hay.

El grupo de estos últimos, Cataluña Si Que Es Pot, planteó una posible salida para que haya sesión sin desobedecer al TC: convocar el Pleno en base al artículo 169 del Reglamento para que comparezca el president. Sin más aclaraciones.

En las próximas horas veremos si el secesionismo renuncia al Pleno, improbable. O si lo mantiene con o sin trucos de leguleyo viejo.

Hoy, el mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, y los líderes de la ANC y Omnium comparecen ante la juez acusados de sedición. A ver cómo salen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos