El 'procés' no contagia a Euskadi

El soberanismo se enfría en el País Vasco tras el fiasco del independentismo catalán

El 'procés' no contagia a Euskadi
ELCORREO

Euskadi ha evitado el contagio de la fiebre independentista de Cataluña, que ha fracturado hasta el extremo la convivencia social en esa comunidad y amenaza con causar daños irreparables a su imagen exterior y su economía. Esa percepción, palpable en el clima político vasco, constituye todo un alivio y ha alumbrado una estabilidad institucional que permite afrontar el futuro con esperanza y debería servir de ejemplo en el resto de España. El Sociómetro corroboró ayer tal realidad. La encuesta del Gobierno vasco refleja un estancamiento del apoyo a la secesión (23%), en línea descendente desde que tocara techo en 2014 al coincidir el referéndum de Escocia -en el que triunfó el ‘no’- y la agitación del ‘procés; y repuntan quienes se pronuncian contra la independencia (34%). Además, los partidarios de una consulta unilateral sobre la relación entre Euskadi y España se han desplomado diez puntos desde febrero -veinte en los tres últimos años-, mientras crecen con fuerza los que condicionan su celebración a un acuerdo previo con el Gobierno central. La frustrada huida hacia ninguna parte del independentismo catalán, repleta de mentiras y que tanta división ha causado, es un magnífico espejo de lo que no debe hacerse, salvo que se quiera colocar a un pueblo ante el precipicio del suicidio colectivo. En Euskadi parece haber servido de vacuna. El sondeo refleja un enfriamiento del soberanismo. También una legítima ansia de mayor autogobierno, que es compatible con el respeto a la legalidad y con el entendimiento entre los distintos sentimientos de identidad que conviven en el País Vasco para evitar insensatas rupturas. En todo caso, sería un craso error confundir esa aspiración con la infravaloración del amplísimo nivel de autonomía del que goza Euskadi, sin parangón en Europa. Justo es reconocerlo cuando las voces preponderantes en el discurso político, incluso tras avances como la reciente actualización del Concierto Económico, son las de la permanente insatisfacción que es consustancial al nacionalismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos