Problemas de base

Ignacio Marco-Gardoqui
IGNACIO MARCO-GARDOQUI

Si nos limitamos a observar el empleo en Euskadi desde los titulares nos quedaremos tranquilos. La tasa es pequeña -siempre es demasiado elevada, pero es pequeña en términos relativos cuando lo comparamos con el entorno más próximo-, y además decrece. Pero si, vencida la pereza inicial, buceamos un poco en los datos encontraremos motivos suficientes para la preocupación, como se pone de manifiesto en el estudio elaborado por la catedrática Sara de la Rica.

La población empleada envejece a pasos agigantados, igual que lo hace el conjunto de la sociedad, en un movimiento que parece ya irreversible, mientras que la inactividad crece de manera alarmante. El culpable es el fuego cruzado del envejecimiento con el cada día mayor retraso de la edad de entrada en el mercado laboral y la escasez de jóvenes. Esta escasez proviene a su vez de la demografía y de la marcha de muchos jóvenes hacia destinos más interesantes desde el punto de vista profesional. En esto, ya sabe que es muy bueno que la gente se marche en busca de formación y experiencia, el drama aparece cuando les resulta imposible la vuelta al carecer de oportunidades laborales atractivas.

Además de su número total, también es preocupante la distribución del colectivo de parados. Cada vez hay más mujeres y cada vez son mayores. Lo primero parece que se explica por el hecho de que la recuperación producida en el empleo se ha dirigido fundamentalmente hacia los puestos de trabajo que acostumbran a ocupar los hombres, como son los del empleo industrial. Lo segundo es consecuencia de que la velocidad de avance de la tecnología agranda el gap existente entre los conocimientos del colectivo de parados y las necesidades de los empleadores. Un mal de muy difícil curación y que solo se puede paliar con mayores esfuerzos de formación.

Cuando encaramos el problema del empleo debemos de tener muy presentes este tipo de consideraciones. Si queremos una sociedad próspera que dé trabajo a todos los que deseen trabajar, necesitamos disponer de una población joven, dinámica, formada y emprendedora. Pues ahora tenemos una población vieja y acomodada. Mal asunto.

Temas

Paro

Fotos

Vídeos