Penúltimo rechazo

MANUEL ALCÁNTARA

La gente más lúcida de Cataluña, que no siempre es la que más se luce, no está de acuerdo con el referéndum ilegal. Pero sirven de poco los clamores, si no son unánimes, porque no sabemos si los que aplauden están ovacionando a los que pitan. La crisis económica de la que está saliendo España, según dicen, vino para quedarse, pero las familias gastan más, se compran más coches que nunca y eso que llaman consumo interno, aunque sea mediopensionista, sigue creciendo. El precio de las viviendas se eleva y exportamos más que nunca. ¿Qué les habrán contado a los turistas acerca de cómo se vive en España? Se parte de un equivoco, porque hay regiones donde la renta per cápita duplica a la de otras y nadie se lleva las manos a la cabeza. Estamos a las últimas, pero somos los primeros en inversión extranjera. Todo consiste en hipotecar el futuro, que ahora no está en las rodillas de los dioses porque a todos les han operado del menisco y dan malos pasos, agarrándose unos a otros.

Nuestro lema es seguir porque nos han convencido de que todo el que sigue gana aunque solo sea para disgustos, y el Fondo Monetario Internacional ha certificado que nuestro país será el que más avance, pero al mismo tiempo advierte de los riesgos que nos acechan si no continuamos con las reformas emprendidas. O sea: corre o revienta. Para crecer más que los países más avanzados hay que haber retrocedido mucho. Mañana declara el presidente, el serenísimo Rajoy, ante la Audiencia. Van a salir a relucir algunas cosas opacas, pero ya sabemos que las comparaciones son odiosas únicamente para una de las partes comparadas. El inacabable ‘caso Gürtel’ nos refrescará la memoria, cosa que está bien siempre y más con el calor que hace. El testigo Rajoy no podrá responder algunas preguntas porque él no ha presenciado el accidente y además desconocía la caja B, que no ha sido ni buena, ni bonita, ni barata.

Fotos

Vídeos