PENITENCIA EXAGERADA

Carlos Martínez
CARLOS MARTÍNEZ

Después de la alegría copera, tocó la condena liguera en casa, pese a que el Alavés realizó su mejor partido ante la afición. Y frente a todo un Valencia que disputa el liderato codo con codo con Barcelona, Real Madrid y Atlético. Y sirva para reflexionar cómo han cambiado las cosas de una temporada a otra para ambos equipos sobre el césped. La mano del técnico visitante Marcelino ha impuesto orden dentro de tanta calidad. Y el local De Biasi lleva ya tres derrotas consecutivas en la Liga después de su debut victorioso en Levante. Aunque no se puede negar que el rendimiento ha crecido, con más solidez como conjunto, pero a falta de más premio en forma de puntos.

Son ya nueve derrotas y la losa anímica hace cada vez más mella, con el interrogante de que jugando mejor tampoco ganamos. Pero el camino parece ya dibujado y por lo menos se ha puesto la primera piedra para el objetivo de la permanencia. Podemos pensar que hemos sufrido un calendario de principio muy exigente. Y es verdad, pero si hubiéramos estado más afinados, era el momento ideal para sorprender a las mejores plantillas en plena puesta a punto. Pero es que este Alavés ha empezado por debajo de cero, con tanta pieza del puzzle por reubicar. Nos queda el consuelo de que ahora vienen equipos más asequibles, como Espanyol, Getafe y Eibar, pero la ilógica del fútbol no te garantiza nada. Y el caso es que con un inicio de temporada tan horrible, estamos a poco más de un partido de la salvación. Y también vemos otros contrincantes con un arranque muy flojo como el Eibar, las Palmas o Deportivo de la Coruña, por no hablar del Málaga. Sin contar a los recién ascendidos que no andan para nada sobrados, como Girona y Getafe o un poco mejor el Levante, casualmente al único adversario que hemos doblegado.

Y ayer, no merecimos la derrota, siendo superiores al Valencia, sobre todo en la segunda mitad. De inicio, faltaron los cerebros de ambos; nuestro Medrán por la cláusula del miedo y Parejo para los ches. Por eso, empezamos con Santos de ariete y Munir de segundo delantero para ganar profundidad. También entró Pina en detrimento de Torres, como pivote en la medular. Y la mayor sorpresa, el joven central Diéguez, que debutaba en liga por Maripán, aunque suyo fue el error del primer gol visitante antes del descanso. También recibió en la continuación una amarilla por falta táctica, pero me gustó su gran desplazamiento del balón en largo con la zurda. Claramente, en la primera parte el mejor fue Pedraza, el ‘Theo Hernández’ de esta temporada y que el año que viene emigrará seguro. En la segunda se desfondó y el brillo fue para Munir -no entiendo su sustitución, porque no sería el único cansado-, que tuvo las mejores ocasiones, pero sólo pudo asistir a Alexis para empatar de cabeza tras un córner.

Pero la efectividad contraria con Zaza al principio y Rodrigo de penalti al final, marcó las diferencias. Más que los recambios, considero tardía la inclusión de otro hombre ofensivo, por lo menos tres en vez de los dos del comienzo. Y ahora, para qué queremos tanto mediapunta, si no tenemos otro lateral derecho para suplir al sancionado Vigaray.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos