Ortuzar también

Clamor para que Puigdemont convoque elecciones. Si lo hace y renuncia a la DUI, el ‘bloque del 155’ puede saltar. Curioso

Alberto Ayala
ALBERTO AYALA

La crisis catalana amenaza con derivar, si no lo ha hecho ya, en una batalla política-estratégica-temporal apenas al alcance de ilustrados devoradores de periódicos.

La política, la economía y el periodismo catalanes son en las últimas cuarenta y ocho horas un clamor en favor de que el president de la Generalitat convoque comicios autonómicos anticipados. Objetivo: evitar que el Senado active finalmente el viernes el inexplorado artículo 155 de la Constitución y deje temporalmente a Cataluña sin su autogobierno.

De este clamor participan el PSOE y el PNV. Sí, también los jeltzales. El presidente del Euzkadi buru batzar, Andoni Ortuzar, que en las últimas semanas ha dedicado decenas de horas a trabajar discretamente para evitar el 155 y dar con una salida honrosa al contencioso, además de aguantar la semanal invitación de EH Bildu a la sublevación, también se decantó ayer por esta salida «si evita la barbaridad democrática» del 155. «Esa es la prioridad absoluta», enfatizó con acierto.

Y, claro, Carles Puigdemont y su Govern no pueden por menos que contemplar esa posibilidad, según confirmaron ayer sus socios de la CUP. Contemplar no quiere decir que vaya a hacerlo ni todo contrario. Los ‘cupaires’, como cabía prever, no quieren oír hablar de volver a las urnas ni en pintura. Para ellos carece de sentido desbordar la legalidad española, como ha hecho el secesionismo, para dar marcha atrás en el instante final.

La semana pasada parecía estar claro que si Puigdemont tragaba y convocaba estas elecciones autonómicas anticipadas en base a la legislación española -no comicios constituyentes de acuerdo con las leyes de ruptura aprobadas por el Parlament el 6 y 7 de septiembre y ya anuladas por el Constitucional- el Gobierno Rajoy volvería a guardar el 155 en un cajón. Pues bien, ayer, hasta cinco ministros, más los vicesecretarios Maroto y Casado, se descolgaron con un «de eso, nada». El PP exige ahora que el president, además de desdecirse de obra, que cualquiera diría es lo sustancial, lo haga también de palabra.

¿Sorprendente? Algo así ha debido pensar el PSOE. Ayer, ante el giro de los conservadores, se apresuró a dejar muy claro que si llegara la convocatoria electoral y el PP se negara a desactivar el 155 el viernes en el Senado -donde tiene mayoría absoluta, pese a que sólo obtuvo el 33% de los votos en las elecciones-, el ‘pacto del 155’ que une a conservadores, socialistas y a Ciudadanos saltaría por los aires.

Item más. Para terminar de embrollar la situación un poco más, el entorno de Puigdemont dejó caer que el president estudia ir al Senado, donde no va nunca, a plantear sus alegaciones al 155, posiblemente con la mirada puesta en la prensa internacional. Su pretensión inicial era intervenir hoy miércoles, víspera del pleno del Parlament en el que podría votarse la DUI (declaración unilateral de independencia).

La Cámara alta, puede que consciente de ello, ha planteado al president hablar jueves tarde o viernes mañana. Se abortaría así la opción de que acuda a la Cámara alta, regrese a Cataluña y que el Parlament apruebe una DUI que nadie descarta ya.

Más horas de incertidumbre. Eso sí, si Puigdemont traga y convoca autonómicas de acuerdo con la legislación española, es decir vuelve al redil, lo que hoy por hoy no está nada nada claro, y se aplica el 155, el PP cometerá un serio error. Otro más.

Fotos

Vídeos