Monos de trabajo

Delantales colgados en un balcón en el Casco Viejo de Bilbao./Julio Arrieta
Delantales colgados en un balcón en el Casco Viejo de Bilbao. / Julio Arrieta
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Albert Rivera no dijo que estaría encantado de liderar el movimiento transversal feminista, pero Pablo Iglesias sí ha hablado de «la España de los delantales y los monos de trabajo». Una España con la que construir patriotismo. Lo del mono de trabajo es un añadido para incluir a los hombres en el discurso. Los delantales vienen del 8-M. De la protesta en estatuas y balcones. Carmena, no Joaquín Reyes haciendo de Carmena, propuso echarlos hacia atrás y transformarlos en una capa de Superwoman. Jimmy, duque de Alba y embajador de la España de Franco en Londres durante la Segunda Guerra Mundial, se ponía un mono de trabajo encima del frac, el chaqué o lo que llevara puesto cuando había bombardeos. Jesús Aguirre, según Manuel Vicent, se puso ese mismo mono el 23-F, al enterarse del asalto al Congreso, y se paseó por Liria leyendo en latín las 'Metamorfosis' de Ovidio. Lo de los señoritos tomando los monos en vano ya está muy visto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos