Los 'michelines' del 'procés'

Hoy sucede en el nacionalismo catalán. Ayer, en el PNV. O cuando las sospechas terminan por arrasar la propia convivencia

ALBERTO AYALA

Cataluña suma y sigue su 'procés' de descomposición. Que eso y no otra cosa es lo que se está viviendo a orillas de ese Mediterráneo al que Joan Manuel Serrat cantó como nadie.

Se empieza por minusvalorar al adversario. Se sigue por elegir la parte del resultado electoral que interesa (mayoría de escaños en el Parlament pro consulta secesionista) e ignorar la que no conviene (que no existe esa misma mayoría en votos). Y se termina por buscar, perseguir y cesar al tibio, al dubitativo o al que decide no decir amén a todo.

El president Puigdemont y el casipresident Junqueras, que cada vez existen más dudas acerca de quién lleva el timón de la nave secesionista, han inventado muchas cosas para persuadir a los catalanes de que España 'ens roba' y de que, en consecuencia, toca independizarse con viento fresco y desprecio absoluto a cualquier ley, que es como decir a las propias reglas de la democracia.

Claro que ni son los primeros en practicar la 'caza de brujas' ni en despreciar a los 'michelines' del propio partido. Un energúmeno faccioso, digno predecesor del Trump, el senador estadounidense Joseph McCarthy, les 'pisó' el concepto de 'caza de brujas' cuando se dedicó a perseguir en base al miedo, la delación y el falso testimonio a presuntos comunistas en el Hollywood de los 50. Un presidente del EBB del PNV, Xabier Arzalluz, fue quien tildó de 'michelines' a aquellos dirigentes y cargos de su propio partido -como Joseba Arregi, el fallecido Iñaki Azkuna o José Ángel Cuerda- que no compartían la deriva a la que había lanzado a la formación jeltzale con la firma del Pacto excluyente de Lizarra.

Si la semana pasada 'cayeron' cuatro consellers con una acreditada hoja de servicios al nacionalismo catalán por dubitativos, ayer la pieza abatida fue el director de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle. De cara al referéndum ilegal del 1 de octubre, ¿cómo iba a seguir al frente de los 17.000 policías catalanes -me encantaría conocer cuántos se encuentran de baja a finales de septiembre- un hombre que se atrevió a afirmar en 'Aquí parlem', de TVE en Cataluña, que los mossos «siempre han cumplido la ley y la seguirán cumpliendo»?.

No esperen palabras similares y sí obediencia ciega al president Puigdemont y al casiptresident Junqueras de su sucesor. Se trata de Pere Soler. ¿Que quién es? Pues, un abogado que ha sido concejal y exsecretario de Servicios Penitenciarios y que, sobre todo, tiene sus cuentas en redes sociales llenas de profesiones de fe independentistas.

El expreso catalán seguirá consumiendo etapas. En las próximas horas es posible que el Tribunal de Cuentas del Reino empiece a tocar la cartera, el patrimonio familiar, a los independentistas. Se da por hecho que este órgano -lleno de expolíticos por decisión de PP y PSOE, lo que llegados momentos como éste le resta enormes dosis de credibilidad- exigirá al president Mas y a sus consellers Francesçs Homs, Irene Rigau y Joana Ortega que devuelvan los 5,1 millones de euros que costó la juerga de la consulta sobernaista del 9-N de 2014.

El Parlament, por su parte, prevé cambiar su reglamento la próxima semana para hacer posible la aprobación en lectura única de la Ley del Referéndum a finales de agosto o primeros de septiembre. Momento en el que el Constitucional tomará cartas en el asunto.

Con semejante clima de confrontación abierta no parece que exista margen para que las propuestas del PSOE encuentren eco.De momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos