JORNADA DE ENVERGADURA

TINO REY

En 1989 arrancó el Cuatro y Medio en su versión moderna. Las empresas que entonces dominaban el mapa pelotístico eran Empresas Unidas y Eskulari, que formaban dos sociedades con una filosofía diferente y que unían voluntades para la organización de competiciones con un claro objetivo recaudatorio. Así revivió este torneo que muy pronto captó el interés de la familia pelotazale.

Aquel año se proclamó campeón Julián Retegui al vapulear (22-6) a Ladis Galarza. Conviene recordar que esta competición la leyenda de Erasun comenzó a jugarla con 35 años. ¿Qué hubiese pasado si se hubiese puesto en marcha con 10 años menos en su DNI? Seguro que su listón sería muy difícil de superar.

La llamada "jaula" por los clásicos se adentra desde hoy en la segunda jornada de la liguilla de cuartos. Una cita con cuatro partidos que tienen todos ellos una importancia transcendental. Habrá algunos participantes que conocerán el cruel destino que depara el deporte. La apertura de la jornada de se lleva a cabo en el frontón Adarraga de Logroño. El partido enfrenta al delantero local, Víctor Esteban, y Aimar Olaizola. Ambos solventaron favorablemente su primer test de la liguilla y el que termine ganador con toda seguridad logrará su pase a semifinales. Parte como favorito el navarro, convertido en una máquina de ganar en esta distancia. Aunque el de Ezcaray llega en línea ascendente y juega en el frontón donde se hizo pelotari

Este sábado hay dos propuestas. En el Bizkaia, Urrutikoetxea va a tener enfrente al "pegapelotazos" de Arbizu, Joseba Ezkurdia. Los pronósticos dan como ganador al delantero de Zaratamo que en su arranque en esta fase dejó inédito a Jokin Altuna. El vizcaíno sacó el cuchillo y no perdonó. El Labrit acoge un enfrentamiento entre el VI de los Bengoetxea, vigente campeón, y Elezkano II. El de Leitza debe mantener su supremacía si quiere revalidar el título. El duelo tiene mucha miga y mucha corteza que cortar porque a uno y otro solo les vale la victoria.

El domingo abre las puertas la catedral, el Astelena. Un frontón con más de cien años de historia y que alberga a dos perdedores de la primera jornada: Altuna III y Artola. El de Amezketa tiene un juego de doble sentido, sabe buscar los ángulos de la "jaula" como nadie y en esos cuadros llamados de la verdad es un auténtico prestidigitador. Artola debe dejar la desazón y los nervios en el vestuario.

Fotos

Vídeos