Inundaciones sin alerta previa

Las intensas lluvias que han causado destrozos en Bizkaia cogieron por sorpresa a los servicios de meteorología

Inundaciones sin alerta previa
EL CORREO

Las fuertes precipitaciones registradas el jueves en Bizkaia sembraron el caos en varios municipios, en los que causaron cuantiosos daños materiales y la angustia de miles de vecinos. Las intensas lluvias cogieron por sorpresa a los servicios meteorológicos -tanto a los dependientes del Gobierno vasco como del central- y dejaron en evidencia sus pronósticos, en los que no había referencia alguna a un eventual aguacero como el que asoló Muxika y provocó destrozos en otras localidades cercanas. Ese error impidió la activación de alertas en las zonas afectadas y la adopción de medidas preventivas para mitigar sus efectos. Un responsable de Euskalmet calificó de «extrañísimo» el fenómeno y aseguró que ningún dato apuntaba «ni siquiera la posibilidad de que pudiese desencadenarse algo similar».

Así se pronunció horas después de que el alcalde de Muxika lamentara la falta de cualquier tipo de aviso por unas lluvias que llegaron a alcanzar los 26 litros por metro cuadrado en solo una hora. La tardía respuesta se tradujo en que, cuando los servicios de emergencia fueron movilizados, ya poco podían hacer para evitar el desbordamiento de ríos, las gigantescas balsas de agua en varias carreteras y los destrozos de viviendas, garajes, comercios o vehículos. La meteorología es una ciencia que, pese a sus enormes avances técnicos, no garantiza una fiabilidad absoluta en cualquier situación, aunque sus aciertos son infinitamente superiores a los pronósticos equivocados. El cúmulo de circunstancias excepcionales que se ha dado en este caso no es óbice para que Euskalmet analice en profundidad los hechos en un intento de predecir, dentro de lo posible, futuros fenómenos de este tipo. A ello se han comprometido los responsables de la agencia. Imágenes como las que aún ofrecían ayer diversos municipios vizcaínos también ponen de relieve la necesidad de controlar con el máximo celo los cauces de los ríos para evitar desbordamientos por unas intensas precipitaciones o por un deficiente estado de conservación.

Temas

Bizkaia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos