El instinto

El vecino es el enemigo natural del experto

Pablo Martínez Zarracina
PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA

El otro día un antitaurino saltó con propósitos proselitistas al ruedo de la plaza de Carcassonne y el novillo de Miura que andaba por allí se fue para él con propósitos homicidas. Mientras volaba, quizá el antitaurino se desengañó un poco. No debe de ser fácil aceptar que hay herbívoros que acometen de un modo indiscriminado, como si el instinto consiguiese hacer en ellos más efecto que un bello argumento. No sé si servirá de consuelo, pero a los humanos nos pasa a veces lo mismo. Respondemos a la sofisticación con puntapiés y nos escaman las buenas intenciones. Entendemos que lo más prudente que puede hacerse con quien emplea palabras rebuscadas es tirarlo, por si acaso, al río.

Yo a estas conclusiones no he llegado viendo ‘Tendido cero’, sino atendiendo minuciosamente a la vida municipal. Ayer el Ayuntamiento anunció que se ha concluido el «proceso de mediación acústica» iniciado para mejorar la convivencia en el último tramo de Rodríguez Arias, donde desde comienzos de año genera problemas la actividad de la discoteca Moma. El proceso de mediación ha generado una serie de «actuaciones» que involucran nada menos que a cuatro áreas municipales y comprometen a la discoteca. También ha generado mucha prosa imponente. Tras la mediación, el Ayuntamiento y la discoteca van a ocuparse de cosas como la «evaluación continuada del impacto», los «protocolos de intervención y sensibilización», la «intervención de educadores nocturnos» o la implementación de «sellos de acceso denegado que desincentivan la generación de molestias». Hay intervenciones de cirugía cerebral que resultan más sencillas.

Sin embargo, ayer no había terminado el Ayuntamiento de eyectar sintagmas y apostar por la «respuesta coordinada» cuando la asociación de vecinos que ejerce en este caso de contraparte les contestó. «Eso solo va a servir para malgastar dinero». Qué manera de humillar a los expertos. Qué bajón. Yo no sé si los vecinos llevarán razón, pero me apena. Es como si Dante le enseñase a Beatriz la ‘Divina Comedia’ y esta le contestase que menuda chorrada. ¡Si el plan del Ayuntamiento incluye hasta educadores nocturnos! Terminaremos quitándoles a los políticos la ilusión. Nos tratan como a daneses y les será duro descubrirlo: por aquí el contribuyente acomete por instinto.

s

Fotos

Vídeos