La hora de la sombrilla

Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Ese programa de Telecinco llamado 'Mad in Spain' es un trasunto de Twitter. Hasta ahora, ningún contertulio se ha salido del tiesto más allá de su propio merlucismo. Son los del público, a los que no conoce nadie, los que arman follón. El primer día, un señor llamó guarras a las mujeres que hablan de sexo. El segundo día, una señora fue expulsada del plató por dar un manotazo a la copresentadora. Se negaba a contestar sus preguntas (pero vamos a ver, ¿esta mujer cobra por contestar?). «Perdona Ana, no hables de respeto cuando me acabas de apartar la mano con tu mano», le dijo Nuria Martín. «Además, me has mandado callar dos veces, diciendo que de eso no hablas». Y Jordi: «Menuda sinvergüenza, a la calle». Fascinante. Eso pasa por preguntar a la gente.

A José María García (lo cuenta Vicente Ferrer en 'Buenas noche y saludos cordiales') no le gustaban las tertulias y tampoco que los oyentes entraran en directo. Aunque los colaboradores recogían las llamadas y a veces se hacía eco de ellas. «La gente sintoniza para oírme, no para oírse» era la máxima de García, según José María Alfaro. Cuando llegaron a la Cope, el director general dijo que habían fichado un solista. «Y efectivamente era un solista; hoy no hay solistas, hay catorce en tertulias». Eso se puede aplicar a la televisión.

Cojamos cualquier informativo (los de verano son más deprimentes todavía). Gran parte del contenido consiste en periodismo de declaraciones. Noticias que surgen de una conferencia de prensa o de declaraciones oficiales. Claro que a los periódicos también les pasa. Howard Kurtz escribe en 'Media Circus' que los periódicos se comportan «como instrumentos reactivos, con la capacidad de iniciativa de un niño de teta». Y sí, hay excepciones y reportajes trabajados. Volviendo a la tele, el periodismo de declaraciones tiene una subsección en las piezas con declaraciones de la gente. Si hace frío, si hace calor, si se van de vacaciones, si vuelven, a qué hora plantan la sombrilla en la playa… Tan interesante como lo que el público de 'Mad in Spain' tenga que decir. O los contertulios.

Fotos

Vídeos