LA GRAN AMENAZA

LA GRAN AMENAZA
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

La FIFA, que tiene nombre de cupletista, nos ha advertido del peligro de sacar a la selección española de fútbol del Mundial de Rusia. Hasta ahí podíamos llegar, porque con las cosas de jugar no se juega. Lo que llaman la injerencia del Gobierno español en el famoso ‘caso Villar’ nos puede deparar la suspensión como miembro asociado. ¿Habrá luto distante en las tardes de los domingos? Los deportistas sentados, a cuyo amplio grupo pertenezco, tememos con motivo que nos birlen la fiesta del balón, que siempre hemos celebrado devotamente. Se habla de injerencia del Gobierno en el célebre ‘caso Villar’. El Tribunal Administrativo del Deporte, cuyo ejercicio favorito siempre ha sido ver como los demás lo practican, nos puede aguar la fiesta a todos, aunque en la mitad de España no llueva.

Sólo Rajoy cree que España no únicamente va a ir a Rusia sino que va a ganar. Su optimismo es comparable a los que hacen crucigramas con tinta china, sabiendo que jamás se van a equivocar. Los que somos hombres de poca fe o de ninguna nos sentimos amenazados y abandonados «como los muelles en el alba», que dijo Neruda. Nunca hablé con él de fútbol, sino de otros juegos menos ingeniosos y más mortales. Algunos de necesidad y otros de necedad, como el de Cataluña, cada vez más polarizada y sin conocer dónde está el norte. Junqueras ha señalado desde la cárcel a Marta Rovira como su sucesora, ya que ha encabezado el sector más radical de la crisis después del referéndum ilegal. Las consecuencias están a la vista, aunque no queremos verlas. El ministro de Economía, Luis de Guindos, dice que Cataluña está creciendo ya la mitad que el PIB del resto de España por culpa de la deriva independentista. No habla de ruina, sino de deriva. La situación puede que sea desesperada, pero por suerte no es alarmante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos