Puesta de largo

Alexander-Arnold ya se ha presentado como la nueva figura del Liverpool y del fútbol inglés

Jon Agiriano
JON AGIRIANO

El partido del martes entre el Hoffenheim y el Liverpool se recordará como el de la presentación en sociedad de Trent Alexander-Arnold, de 18 años, lateral derecho de ida y vuelta, incisivo y goleador, la nueva joya del Liverpool y del fútbol inglés. Como suele ser costumbre entre los elegidos, el chaval demostró talento y desparpajo en su puesta de largo en Europa. Nada de estar calladito y pasar desapercibido. Nada de parecer un pipiolo que, con sólo 14 apariciones en el primer equipo, está saliendo todavía del cascarón. En el minuto 35, abrió el marcador con un extraordinario saque de falta. En ese mismo instante, rebosantes de alegría y orgullo, los aficionados ‘reds’ comenzaron a imaginar la letra de la próxima canción que se escuchará en las gradas de Anfield: Coutinho, vete a donde quieras que nosotros tenemos a Trent Alexander-Arnold. Será algo así.

Los aficionados del Liverpool llevaban dos años esperándole. En concreto, desde que Steven Gerrard les informó de su existencia en su última biografía, ‘My Story’, publicada en 2015. «Hay un chico que se llama Trent que tiene una oportunidad espectacular de ser un futbolista top. Tiene todos los atributos que se necesitan para ser profesional. Aparentemente, tal y como yo crecí queriendo ser como John Barnes, él jugaba en los parques de Liverpool queriendo parecerse a mí», escribió el legendario centrocampista. El foco se detuvo entonces sobre este chaval nacido en West Derby, junto a los campos de entrenamiento que el Liverpool tiene en Melwood. A los seis años, ya estaba jugando en las categorías inferiores. Siendo infantil, le tocó salir al césped de Anfield junto a sus compañeros de equipo en un partido de los mayores. Él lo hizo de la mano de Jamie Carraguer, que vendría a ser como entrar de la mano del Papa en el Vaticano. Ayer pudo verse la imagen en televisión.

Uno siempre ha tenido el corazón un poco ‘red’, para qué vamos a negarlo, y estoy contento con la aparición de Alexander-Arnold. Ahora bien, me entra una duda: si en este fútbol enloquecido e hiperinflacionado es todavía posible que un chico que lleva al Liverpool en la sangre pueda hacer una larga carrera en su club de toda la vida, como Carragher o Gerrard. Lo dudo. Y me duele.

Fotos

Vídeos