un filón inextinguible

Este verano el universo Marvel nos vuelve a demostrar con ‘Spider-Man: Homecoming’ que su banquillo de superhéroes es un filón para el cine

Enrique Portocarrero
ENRIQUE PORTOCARRERO

Este verano el llamado universo cinematográfico de Marvel nos vuelve a demostrar con ‘Spider-Man: Homecoming’ que su extenso banquillo de superhéroes es un filón para la industria del cine. Una veta que no necesita explicarse con grandes teorías filosóficas, sino únicamente con la certeza de que el público prefiere la simpleza de la acción y el efecto tecnológico al argumento y el diálogo. Dejémonos, pues, de sesudas cavilaciones sobre la sociología de unos superhéroes de aparente doble vida en su lucha contra los villanos, concluyendo que solo son simples engendros de la ficción y no iconos de la cultura.

El estreno de ‘Spider-Man: Homecoming’ se ha saldado en su primera semana con 250 millones de dólares en todo el mundo, de los cuales 117 millones corresponden a las taquillas norteamericanas. Por supuesto esta inmensa audiencia en torno a los superhéroes o su enorme éxito en la taquilla tampoco se explica porque el mundo necesite ahora héroes fantásticos para aplacar las ansiedades sociales. No, más bien de lo que se trata es de un taquillazo basado en la simpleza fantástica del argumento, la proximidad de los millennials con un Spider-Man esta vez estereotipado a su semejanza y la aparición nada casual de otros superhéroes del mismo banquillo como Iron Man o Capitán América, cuyo éxito previo hacía recomendable su presencia. Ya lo decía Hitchcock: «El cine solo son cuatrocientas butacas que hay que llenar». Pues eso.

Ópera

Recordando a Maria Callas

Se entiende bien que en el mundo de la ópera siga vivo el recuerdo de Maria Callas, el de su voz de leyenda, el de su magnetismo irresistible que le permitía transfigurarse en personajes inolvidables, el de su potente expresión dramática que imponía su personalidad sobre el escenario o el de una compleja vida privada repleta de pasiones e infelicidad. Sí, María Callas es un personaje de leyenda. Por eso mismo, el cuarenta aniversario de su fallecimiento que se celebrará el próximo 16 de septiembre ya anuncia diversas iniciativas para homenajear a la soprano.

Uno de los mayores expertos en Maria Callas, el fotógrafo y director de cine Tom Volf, es quien más ha impulsado con sus investigaciones la celebración de este aniversario, en el que la cantante será recordada con tres libros, una exposición en París y un documental cinematográfico. Por un lado la editorial Assouline presentará un libro de fotografías, mientras que Ediciones La Martiniere hará lo mismo con otro de imágenes inéditas y privadas de la Callas. A su vez, la editorial Fayard también anuncia la publicación de un libro con las cartas escritas por la cantante a su profesora Elvira de Hidalgo y sus memorias inacabadas que hasta ahora había guardado su mayordomo Ferrucio. Finalmente, la película de 90 minutos dirigida por Tom Volf recogerá testimonios de amigos o conocidos y algunos datos inéditos que ayudarán a entender mejor la magia o el misterio de ese mito llamado Maria Callas.

Museos

El turismo es la clave

Las cifras de visitantes en los grandes museos europeos cada vez dependen más de tres factores: El tirón de las muestras temporales, la situación económica y el clima de seguridad. Es evidente que el turismo se ha convertido en un elemento clave en este contexto, algo que depende a su vez de la coyuntura económica y de la incertidumbre generada por los ataques terroristas en algunos países. Todo ello explica, por ejemplo, la caída del 15% en las visitas que recibió el Museo del Louvre el año 2016 o el descenso del 13% del Museo d´Orsay en el mismo ejercicio.

De igual manera, la mejora económica de España y la feliz ausencia de atentados terroristas reflejaron los buenos datos de nuestros museos en 2016. Este escenario no ha cambiado sustancialmente en el primer semestre de 2017, donde los museos franceses remontan ligeramente, donde los museos británicos se ven ahora afectados por la incertidumbre derivada de los atentados terroristas y donde los españoles continúan en una excelente senda alcista.

En el caso francés, la apertura de nuevos centros y las medidas de seguridad parecen haber logrado un ligero aumento de los visitantes en el primer semestre, aunque habrá que esperar a los datos de los grandes museos parisinos. En cuanto a España, el tirón de la muestra de Picasso en el Reina Sofía, la estabilidad de las cifras del Prado y la velocidad de crucero del Guggenheim certifican un alza significativa solo cuestionada por el descenso del 28% en el Thyssen.

Temas

España

Fotos

Vídeos