ESTRENA COLONIA

Ángel Resa
ÁNGEL RESA

Foronda estrena perfume. Lo escribo por el vuelo inaugural a Colonia de hoy mismo que, junto al de Sevilla que despegará mañana, abrochan de momento el cuadrado de ofertas a cargo de Ryanair desde el aeropuerto alavés y vuelta. Esta nueva pareja de reclamos se une a los trayectos consolidados de las ‘afueras’ de Milán (Bérgamo) y el sur de Tenerife, esa isla que según el eslogan turístico bendice la diosa Fortuna por su pertenencia al archipiélago canario. Pues eso, que la terminal vitoriana rasga el papel de regalo y se encuentra con un frasco grato para el sentido del olfato, valgan las rimas asonantes. «Ahí va, colonia». Conviene quedarse ahí y no pronunciar ‘Carolina Herrera’, por ejemplo, como lo hacen las sensuales voces nasales y arrastradoras de letras (que no de piedras) en los anuncios televisivos. So pena de que unas dotaciones policiales crucen dos coches patrulla delante para someter al autor de ese modo beodo de decir la marca a un control de alcoholemia.

La compañía aérea de bajo coste ha puesto en estas dos rutas incorporadas su esperanza y su gran ilusión (vaya, me viene sin invocarlo el himno del Glorioso) para alcanzar de nuevo aquellos triunfos (tradúzcase por compromiso con VIA para acreditar 150.000 pasajeros anuales) que acrediten su cumplimiento del contrato. Hasta la fecha Ryanair parece contenta ante sus niveles de ocupación desde Vitoria y confía en alcanzar marzo, doce meses después de aquel trayecto inaugural a Italia, con 115.000 desplazamientos humanos. Su director ejecutivo, Michael O’Leary, profesa el mercantilismo como otros se adhieren a una religión. En él manda la cuenta de resultados y si para lograr los objetivos hacen falta regates sobre la marcha se llevan a cabo y punto. Hace siete meses, recién estrenada la primavera, la sociedad irlandesa anunciaba vuelos más o menos inminentes a Málaga y Bucarest. Pero ha decidido cambiar un destino estacional como el de la Costa del Sol por el ‘diésel’ de la capital andaluza y manda los Cárpatos a hacer puñetas para regalarnos ‘Eau de Colonia’.

Fotos

Vídeos