ESCAPADAS EN CHUPITOS

ÁNGEL RESA

Cada vez hablamos más de turismo por estos lares no hace tanto inhóspitos para los visitantes. O quizá es que pasa menos tiempo entre conversaciones sobre el asunto. Antes las familias se largaban casi un mes completo de vacaciones para establecerse en otro sitio. Ahora las costumbres sociales incitan a tomar escapadas en chupitos, pero con mayor frecuencia a lo largo del año. En cuanto la peña otea un fin de semana largo, y no digamos nada de los acueductos resultantes de la suma de dos puentes, rueda kilómetros al volante, sube pasajeros al tren o toma los aeropuertos con la naturalidad que quienes bajan a las estaciones de metro.

Como uno escribe de temas locales no le queda otro remedio que admitir el efecto expositor del escaparate que tienen Vitoria y Álava de una época a esta parte. Tampoco resulta imprescindible remontarse a otros siglos -bueno, quizá sí al anterior- para recordar cómo mirábamos entonces a la gente despistada que se dejaba caer por aquí, como a habitantes de ecosistemas ajenos. Pero de pronto, o no tan repentinamente, abrimos al público la vieja catedral por obras y nos dimos a abrir el verde edén de las delicias hasta admitir que un territorio ignorado podía caer resultón a los ojos ajenos. Desde entonces nos empeñamos en una cruzada incruenta de marcas que validen nuestro atractivo. Siempre que no adoptemos la errónea perspectiva quijotesca de creernos Barcelona, Toledo, Salamanca, Granada, las islas solariegas o Venecia… Que aquí vivimos más de la automoción que de los imanes turísticos.

Capital y provincia se aprestan a vivir un puente fantástico, como las semanas de El Corte Inglés, con el otoño ya instalado. Influye la benigna meteorología prevista -aprovechen, que ya llegará el espeso manto gris- y los caprichosos asientos del calendario, que este año han decidido festejar El Pilar en jueves. De ahí que Vitoria, Laguardia y los agroturismos que recuerdan la existencia de Álava más allá de la ciudad-estado se froten las manos con dos meses en diferido: harán otro agosto a mediados de octubre.

Fotos

Vídeos