División con sordina

En la izquierda abertzale se debate sin debatir, porque ya no se sabe quién es el disidente, si el que da la nota más alta o quien titubea a la hora de exponer la posición oficial

ELCORREO

La izquierda abertzale ha pretendido conformarse como mucho más que un partido político al uso, cuando no consigue ni siquiera llegar a ser eso. Ni el núcleo dirigente, Sortu, ni la alianza que trataría de ampliar su eco, EH Bildu, parecen capaces de responder a los problemas que ellos mismos suscitan. De pronto sus juventudes de Ernai emprenden acciones contra un turismo que asimilan a un sistema de explotación depredador, y la izquierda abertzale en su conjunto se apresta a disimular las diferencias internas. De pronto reverdece la liturgia de la exaltación más o menos encubierta de las hazañas del terror, y las desavenencias que eso genera son acalladas mediante un cierre de filas incapaz de negar las evidencias. La izquierda abertzale se debate sin debatir. Acostumbrada a que el activismo de unos pocos permitiera desdeñar el parecer matizado de todos los demás, se debate entre la indolencia inercial y la más que improbable revisión de su propio pasado. Los desencuentros se conciben tan domésticos que se niegan a aflorar de manera explícita. Entre otras razones porque ya no se sabe quién es el disidente; si el que da la nota contra el turismo o en homenaje al pasado, o el que titubea a la hora de exponer esa posición oficial que supuestamente le correspondería encarnar. La izquierda abertzale dejó de jactarse hace un tiempo de estar de vuelta de todo, porque sabe que le falta un hervor cuando menos: cortar amarras respecto a su propio recorrido. La sociedad vasca y el resto de las formaciones políticas pueden mostrar un mayor o menor grado de paciencia ante el ‘desarme’ ideológico y el reciclaje moral que precisa la izquierda abertzale para homologarse. Pero lo que desborda todo margen de comprensión es que Sortu insista -con el arrope de EH Bildu- en eternizar el aterrizaje democrático de la izquierda abertzale.

Fotos

Vídeos