Discurso coherente

IGNACIO MARCO-GARDOQUI

El discurso de ayer del diputado general de Bizkaia me parece espléndido. No sé si le hago una faena diciéndolo, pero creo que su visión de la realidad es nítida, su percepción de las necesidades exacta y sus propuestas de actuación las más adecuadas. Desconozco si los aquilatados ejercicios del poder y las exigencias de la política terminarán con su derrota y la consiguiente victoria de las posturas mantenidas por el consejero de Hacienda y Economía que confluyen con los deseos del Partido Socialista. Sería una pena, aunque parezca hoy el escenario más verosímil.

Como ya habrá adivinado me estoy refiriendo a la reforma fiscal que, según parece, se encuentra en la recta final. Las tesis mantenidas por los socialistas me parecen inconsecuentes y las del consejero Azpiazu, que son similares, egoístas y de escasa visión de futuro. No entiendo cómo se puede clamar contra los desastres industriales -los de la Margen Izquierda de la ría de Bilbao, por poner un ejemplo -, pretender que se encuentre trabajo para las personas que lo van a perder y, a la vez, diseñar un esquema fiscal para las empresas mucho peor que el vigente en nuestro entorno. ¿Quién va a poner una empresa en esas condiciones? ¿Lo harán los políticos partidarios de estrujar más a los ya estrujados quizás? Lo dudo.

¿Dónde encuentran el fallo de la siguiente secuencia: Nuestro problema es el paro. El paro lo solucionan las empresas. Para que vengan empresas de fuera o se creen empresas dentro hacen falta inversores, empresarios o como quiera usted llamarlos. ¿Es la subida de impuestos la mejor manera de atraerlos? ¿Nadie se ha molestado en analizar las consecuencias que tiene sobre el crecimiento de las bases imponibles la rebaja de la presión fiscal? ¿Tan lejos está el ejemplo de Madrid? ¿Por que no retiran prejuicios ideológicos y analizan resultados cuantitativos de recaudación? ¿Quien provee de mejores ayudas sociales, quien aprieta más a los ya apretados y los ahuyenta o quien afloja la presión y los acerca?

Por su parte, al consejero le pueden las prisas. El quiene más dinero y lo quiere ya, no puede esperar a que crezcan las bases por que el resultado lo obtendría su sucesor, y eso no mola, claro. Lo malo queda para el resto. Para los que pretendemos seguir aquí cuando esta legislatura culmine... e incluso la próxima si no es mucho pedir.

La postura de Unai Rementería me ha gustado tanto que me atrevo a hacerle un ruego. ¿Por qué no, ya puestos, además de preocuparse por las empresas que deciden no venir, se preocupa también de las personas físicas que deciden marcharse? Macron ha anunciado la próxima eliminación del impuesto sobre el patrimonio en Francia, lo que nos convertirá en el único país que lo impone dentro de la zona euro. ¿Estarán todos los demás equivocados? ¡Que suerte tenemos de ser tan listos!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos