La deriva

MANUEL ALCÁNTARA

No habrá referéndum», ha dicho Rajoy. Así que no hay más que hablar, aunque todos sigamos hablando de los mismo. El Gobierno está dispuesto a tapar la brecha que él mismo había abierto para convocar las elecciones ilegales. «Mal empieza la semana», que dijo aquel al que iban a ahorcar el lunes. Mientras, el presidente, el serenísimo señor Rajoy, y muy señor de una buena parte de los españoles, le está pidiendo al Tribunal Constitucional que frene la deriva antidemocrática de la Generalitat. Estas solicitudes son papel mojado por la lágrimas de muchos españoles y de algunos catalanes, que insisten en que su patria chica no debe empequeñecerse. El mal sueño de la ‘desconexión exprés’ puede hacernos despertar de mala manera. Los ataques del dúo dinámico formado por Junqueras y Puigdemont están desquiciando a las puertas que aún encajaban. Todo son atajos para conseguir la llamada ‘república catalana’, a ver si les sale mejor que la primera. ¿Cómo se detienen las llamadas ‘leyes de desconexión’? El que quiere irse acaba por lograrlo y luego Dios dirá, aunque siempre esté callado.

El Tribunal Constitucional, a petición de Rajoy, se reunirá este lunes en sesión extraordinaria y suspenderá la reforma legal del Parlament. Antes decíamos eso de ‘allá ellos’, pero ahora decimos «allá nosotros». A algunos España nos trae con cuidado, con muchísimo cuidado. Contigo y con tu castigo. Por eso hablamos de lo mal que le va a Venezuela; para no hablar de cómo nos va a ir a nosotros. Y Rajoy le pide un informe urgente al Consejo de Estado para estudiar acciones judiciales. Siempre son preferibles a las acciones militares. La ridícula subida de las pensiones, que aumentarán 2,3 euros al mes, pasa a un segundo término porque hoy un 80% de los venezolanos votarán contra Maduro. La consulta se llama ‘El pueblo decide’. Una exageración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos