Colonialismo

La selva amazónica tardó en formarse 50 millones de años. En sólo cinco décadas se ha destruido el 20%

Maria Maizkurrena
MARIA MAIZKURRENA

El planeta es redondo, ya, pero vivimos como si la tierra plana se prolongara hacia un horizonte inacabable. El planeta es redondo y, por tanto, finito. Todo está relacionado, interrelacionado, y los seres humanos estamos por todas partes, preocupándonos por tonterías, creando problemas, viviendo como si no hubiera mañana. El huracán ‘Irma’ nació a finales de agosto frente a las costas de África y en septiembre ha llevado la devastación hasta América, donde Trump había decidido que no era necesario destinar fondos a paliar los efectos del cambio climático. En África, en el delta del Níger, la gente apenas puede pescar o cultivar la tierra, porque la tierra y el agua están mezcladas con fuel y gasolina: vertidos constantes han hecho de esta región una de las más contaminadas del planeta, privando a la población local de sus recursos naturales y ofreciéndoles a cambio enfermedad y miseria. Todo porque un 15 de enero de 1956 la petrolera Shell, entonces holandesa, hoy multinacional (es decir, europea y estadounidense) descubrió petróleo en el Estado de Bayelsa. Hoy Shell impone su ley en los nueve estados del delta del Níger. En Brasil, el Gobierno de Temer, un tipo manchado de corrupción hasta las orejas que llegó al poder sin pasar por las urnas aprovechando los escándalos de corrupción que derribaron a Dilma Roussef, amenaza con abrir los reductos de la selva legalmente protegidos a la actividad de las compañías mineras, que es como decir continuar robando sus tierras a los indígenas y acabando con ellos de forma directa o indirecta. Es también abrir el camino a la deforestación salvaje que influye sobre el clima a diversas escalas. El 19% de la lluvia que cae en la cuenca del Río de la Plata tiene su origen en la humedad generada por la selva amazónica. Ésta tardó en formarse 50 millones de años. En sólo 50 años se ha destruido el 20%. A esta destrucción de recursos y al empobrecimiento de las poblaciones se le suele denominar ‘desarrollo’. Detrás hay oligarquías locales y compañías multinacionales. Y estos dos casos de colonialismo o neocolonialismo, el del delta del Níger y el que sigue su curso en la Amazonia, hace que nos entre la risa floja cuando nos dicen que Euskadi o Cataluña son naciones colonizadas. Colonizadas, suponemos, antes de que la idea de nación surgiera de esa ideología llamada nacionalismo, allá en el siglo XIX (como quien dice, hace cuatro días). Entonces alguien nos explica que son naciones oprimidas, y el ataque de risa roza lo inconmensurable. Sin embargo, ya que mucha gente se siente frustrada y oprimida en más de un sentido no es difícil hacerles creer que su opresión procede de fuera de la tribu, es opresión de tribu y no, por ejemplo, opresión económica, o de clase, que es una idea que ya no mola en este mundo tonto, infantil, de relatos simples y de tramas complejas.

Fotos

Vídeos